Vía Joá, una de las obras del legado olímpico de Río, está en un 79 %

16 de octubre de 2015
Vía Joá, una de las obras del legado olímpico de Río, está en un 79 %

Río de Janeiro, 16 oct (EFE).- Las obras de ampliación de la vía rápida que sirve de acceso a Barra de Tijuca, el barrio de Río de Janeiro que concentrará los Juegos Olímpicos de 2016, considerada uno de los principales legados olímpicos, están en un 79 % concluidas, informaron hoy sus responsables.

La llamada vía Joá es la principal avenida de acceso a Barra de Tijuca, en el que se construyen el Parque y la Villa Olímpica y que concentrará el 50 % de las competiciones.

Su ampliación es fundamental para los juegos por conectar Barra de Tijuca con la zona sur, la principal área comercial, residencial y turística de Río.

“El legado de esta obra para la ciudad es que va a aumentar la capacidad del tráfico entre la zona sur y Barra en un 35 %”, dijo el presidente de la Fundación municipal Instituto de Geotécnica Geo-Río, Marcio Machado, en una visita de Efe a las obras.

El legado olímpico es la prioridad para las autoridades involucradas en la organización de los Juegos y el alcalde de Río, Eduardo Paes, ha comentado en diversas ocasiones su intención de que el evento sirva para construir las infraestructuras que la ciudad urge hace varios años.

Como el 50 % de las instalaciones deportivas ya estaba construido en 2009, en parte para albergar los Juegos Panamericanos en 2007, el Comité Organizador de Río 2016 y la alcaldía decidieron destinar más de la mitad de todo el presupuesto al llamado legado olímpico.

La movilidad en la ‘Cidade Maravilhosa’, y más durante la celebración de los Olímpicos, cuando Río acogerá a miles de deportistas y visitantes, es uno de los grandes retos para las autoridades desde que la ciudad fue elegida como sede.

Por este motivo, la alcaldía puso en marcha diversas obras de movilidad urbana, entre las cuales destacan una nueva línea de metro, un tren eléctrico en el centro de la ciudad y tres vías exclusivas para autobuses, con las que se espera que hasta un 63 % de la población utilice el transporte público, frente al escaso 18 % que lo hacía en 2009.

En cuanto al transporte privado, una de las piedras angulares del plan del legado olímpico es el llamado ‘Novo Joá’, que aportará dos nuevos carriles a la antigua vía rápida ya existente, que no daba abasto para conectar las dos zonas más pujantes de la ciudad.

“Hoy tenemos el 79 % de la obra terminada y estamos dentro del cronograma”, declaró el gerente de producción de la constructora Odebrecht, Erich Christtian Motta, quien apuntó que la previsión es que el proyecto sea finalizado en el primer semestre de 2016.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto de 457,9 millones de reales (unos 119,5 millones de dólares) y es ejecutado íntegramente por Odebrecht, contempla la ampliación de 1,7 kilómetros de carretera, la construcción de dos nuevos túneles, de un viaducto y de un puente, todo ello atravesado por una vía rápida elevada que irá en paralelo a la ya existente.

“Esta obra ha sido un gran desafío de ingeniería por lo que buscamos diversas soluciones técnicas”, reconoció Motta, al destacar las dificultades de construir una nueva vía en un estrecho espacio que queda entre los cerros y la costa.

Además, la nueva infraestructura incluirá la construcción de 3,1 kilómetros de carril para bicicletas, que responden a la filosofía de sostenibilidad que las autoridades han querido imprimir al proyecto olímpico en todo momento.

Las obras del legado, algunas de las cuales innecesarias para los Juegos, según admite el propio Paes, incluyen la vía Transolímpica, así como la mayoría de las estructuras del Puerto Maravilla, y tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de los cariocas. EFE