Venezuela celebró 120 años del natalicio de Andrés Eloy Blanco

9 de agosto de 2016
Venezuela celebró 120 años del natalicio de Andrés Eloy Blanco

El pueblo de Cumaná rindió homenaje al poeta Andrés Eloy Blanco en su casa natal, ubicada cerca de la Plaza Bolívar de la ciudad, al cumplirse 120 años de su nacimiento.

Para honrar el legado de quien fuera poeta, ensayista, humorista, abogado, político y un luchador incansable, en el estado Sucre se organizaron una serie de actividades que tuvieron lugar desde tempranas horas de la mañana del pasado sábado y que incluyeron lecturas, declamaciones y dramatizaciones de algunos de sus poemas por parte de niños de diversas instituciones educativas regionales, así como diversas ponencias y conversatorios.

El poeta de lo popular y lo social, como se le conoce por el mensaje que deja translucir en su escritura —reflejo fiel de la sociedad que imperaba para el momento en que empieza a mostrar el talento de su acuciosa, comprometida y prolija pluma—, nació en Cumaná en 1896 y a la edad de 8 años es trasladado a la Isla de Margarita, donde fue confinada su familia por desavenencias con el gobierno de Cipriano Castro y después con el de Juan Vicente Gómez.

Su educación formal transcurre en Caracas, donde en 1913 se incorpora al Círculo de Bellas Artes, recibiendo su primer galardón en 1918 por el poema pastoral “Canto a la Espiga y al Arado”.

Ese mismo año publica El huerto de la epopeya su primera obra dramática y es encarcelado posteriormente por participar en manifestaciones contra el régimen de Gómez y la medida de cierre de la Universidad Central de Venezuela, donde estudió Derecho.

En 1924 fue nombrado miembro de la Real Academia Sevillana y en 1928 comenzó a editar clandestinamente el periódico disidente El Imparcial, que sería el órgano de difusión de las agrupaciones Unión Social Constructiva Americana y Frente de Acción Revolucionaria. Tras el golpe de Estado del 7 de abril de 1928 es apresado y confinado en el Castillo de San Felipe, en Puerto Cabello, desde donde escribe sus poemas más desgarradores, recopilados en su magistral obra Barco de piedra.

El poeta del pueblo es liberado en 1932 por motivos de salud, pero no abandona su genio creador ni su activismo político hasta su muerte, ocurrida el 21 de mayo de 1955 en Ciudad de México.