Un fallo eléctrico podría haber causado el incendio del castillo nipón Shuri

8 noviembre, 2019

Tokio, 8 nov (EFE).- Un fallo eléctrico parece haber sido la causa del incendio que la semana pasada redujo a cenizas el castillo Shuri de Okinawa, un símbolo de la región japonesa declarado patrimonio de la humanidad, según las pesquisas de la investigación en curso.

El cuerpo de bomberos de la ciudad de Naha, donde se ubica el castillo, han hallado evidencias de un cortocircuito en el cableado de la parte trasera izquierda del pabellón principal y están investigando su conexión con el incendio, que aparentemente se extendió desde allí, según revelaron a la agencia de noticias Kyodo.

Una cámara de vigilancia captó un destelló de luz poco antes y después de que se declarara el incendio alrededor de las 2:40 hora local del jueves pasado (17:40 GMT del miércoles), y una semana después se conocen estos primeros detalles de la investigación.

El castillo acogía desde unos días antes un festival que recrea escenas de rituales del antiguo reino bajo el que se construyó y el personal seguía inmerso en los preparativos la noche del incendio, aunque según el testimonio de los trabajadores el suministro eléctrico que usaron se tomó desde otro punto de la ciudadela.

Ninguna cámara de seguridad ni sensor termosensible del edificio principal detectó la entrada de personas desde unas cinco horas y media antes de declararse las llamas, por lo que bomberos y policía consideran poco probable que el incendio fuera provocado y manejan el fallo eléctrico como la causa más probable.

Las llamas estuvieron ardiendo durante unas 11 horas y consumieron siete edificios de madera del castillo, afectando a una superficie de más de 4.000 metros cuadraros, pero afortunadamente los cimientos originales de la ciudadela parecen estar a salvo. Las estructuras que ardieron eran una reconstrucción de los años 90 del siglo XX.

El Gobierno celebró este miércoles su primera reunión de ministros relevantes para la restauración del castillo, cuyo coste se espera que supere los 7.000 millones de yenes (58 millones de euros ó 64 millones de dólares), lo invertido en su primera reconstrucción.

El castillo Shuri fue originalmente construido a finales del siglo XIV, es un importante destino turístico de la región y fue declarado como tesoro nacional en 1933.

El palacio fue destruido en la Segunda Guerra Mundial, durante la Batalla de Okinawa acontecida en 1945, pero en 1992 el pabellón central fue reconstruido y, tras éste, el resto de instalaciones del recinto, que fue reabierto como parque nacional.

En el año 2000, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) lo declaró patrimonio mundial dentro de los nueve lugares, ruinas y monumentos incluidas en las propiedades relacionadas con el reino de Ryukyu, anterior a la integración de las islas de Okinawa en Japón (que se produjo en el S.XIX). EFE