UE y África evidencian discrepancias en repatriación inmigrantes irregulares

13 de noviembre de 2015
UE y África evidencian discrepancias en repatriación inmigrantes irregulares

La Valeta, 13 nov (EFE).- Los países de la Unión Europea (UE) y África mostraron hoy sus discrepancias acerca de la repatriación de inmigrantes irregulares, la cuestión más sensible dentro de la respuesta común y concreta que buscan dar a la llegada de personas a Europa a través del Mediterráneo central.

La primera jornada de la cumbre de dos días que celebran en la capital maltesa comenzó con un principio de acuerdo sobre la declaración política y el plan de acción que ambas partes sellarán oficialmente mañana, pero el borrador del texto muestra que para llegar a ese punto común de entendimiento ambas partes han tenido que suavizar sus exigencias.

“Estamos decididos a reforzar la lucha contra la migración irregular”, reconocen ambas partes en la declaración, en la que se hace mención expresa a que deben aplicarse los acuerdos de repatriación acordados y las obligaciones internacionales.

Renglón seguido matizan que se dará preferencia al “retorno voluntario” de personas de acuerdo con los derechos humanos, como habían solicitado las delegaciones africanas durante las negociaciones previas al encuentro.

Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, no dudó en subrayar públicamente que “el retorno voluntario es siempre preferible, pero cuando no sea posible el retorno no voluntario es un prerrequisito para una política migratoria bien gestionada”.

“Se trata de desarrollar una relación amistosa con África, pero también de formular claras exigencias y expectativas”, destacó por su parte la canciller alemana, Angela Merkel, quien también incidió en que África tiene que comprometerse con sus ciudadanos para que la juventud del continente tenga oportunidades y combatir la pobreza y la falta de transparencia.

La presidenta de la Unión Africana (UA), Nkosazana Dlamini-Zuma, en cambio, pidió que la Unión Europea “no sea una fortaleza sino que se abra a la inmigración legal”, al tiempo que hizo hincapié en que ambas partes tienen un “enemigo común”: las redes que trafican con seres humanos.

Zuma reconoció eso sí la necesidad de modernizar el continente africano, sobre todo para evitar “que los jóvenes continúen marchándose”.

La Unión Europea se mostró dispuesta a ofrecer apoyo financiero a África a través de un fondo fiduciario de emergencia, cuya constitución también está prevista para mañana, así como asistencia para reintegrar a las personas sin derecho a asilo al regreso a sus países de origen.

Sin embargo, por el momento solo 25 de los 28 estados miembros han concretado a cuánto ascenderán sus contribuciones a este fondo, como anunció el propio presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, que adelantó que se trata de “sumas pequeñas”.

Fuentes comunitarias revelaron que las ofertas de los países se sitúan en su mayoría en torno a los 3 millones de euros, por lo que el monto total estaría alrededor de los 171 millones de euros, muy por debajo de los 1.800 millones que la CE esperaba que aportarán los estados.

El Ejecutivo comunitario ya había comprometido otros 1.800 millones de euros procedentes del presupuesto comunitario, por lo que el total ascendería a 3.600 millones, una meta que parece prácticamente imposible que se alcance en esta cumbre.

El primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, fue el único país de la UE que hoy dijo abiertamente que su aportación al fondo fiduciario será de 3,1 millones de euros.

España, por su parte, dijo hace semanas que donaría 3 millones, pero está por ver si abrirá la puerta a aumentar esta cifra, siempre que se apliquen las medidas acordadas a lo largo de esta cumbre.

Entre las medidas del plan de acción, figuran hasta 16 “iniciativas prioritarias” que deben adoptarse antes de finales de 2016, lo que por primera vez aporta cierta concreción a los compromisos entre la UE y África.

La promoción de la cooperación policial y judicial y el intercambio de información, en especial para luchar contra las mafias es uno de los aspectos en los que también habían insistido los países africanos.

La UE se compromete igualmente a promover la facilitación de visados y a aplicar decisiones como el reasentamiento de 22.000 personas que ya gozan del estatus de refugiado y que se encuentran en los centros de acogida de países terceros cercanos a zonas en conflicto.

Por último, el coste de las remesas que los migrantes envían a sus países de origen también se reducirá a menos del 3 % para 2030 y se eliminarán los corredores de envíos con costes superiores al 5 %. EFE