Tour de Francia 2020. Sam Bennett gana en la fiesta de Pogacar en París

21 de septiembre de 2020
Tour de Francia 2020. Sam Bennett gana en la fiesta de Pogacar en París

El más rápido se coló en el homenaje a Tadej Pogacar, el niño que ha revolucionado el ciclismo con su exhibición en la inolvidable crono de La Planche des Belles Filles, coronado en los Campos Elíseos como nuevo dominador del Tour de Francia. En el tradicional clausura de la Grande Boucle, Sam Bennett fue el más veloz en una llegada en la que derrotó a Peter Sagan, que terminó la prueba sin victorias y sin encabezar la clasificación de la Regularidad. El maillot verde fue para el sprinter del Deceuninck.

Segundo triunfo parcial para el irlandés, que antes se había anotado la décima jornada, la terminada en la isla de Ré. Hoy, en un sprint limpio, sin codazos ni caídas, superó con facilidad al campeón del mundo Mads Pedersen (Trek-Segafredo) y a Sagan.

“Me equivoqué a falta de dos vueltas, pensando que sólo quedaba una”, admitió Bennett, fielmente secundado por Dries Devenyns. “Todos me habían avisado de que no arrancara demasiado pronto. Soplaba el viento de cara y tuve que reaccionar a un movimiento algo extraño de Jasper Stuyven“, analizó el vencedor, orgulloso de su gesta en un escenario tan especial.

66,1 km/h de punta

La potencia de Bennett, que había resuelto matemáticamente su maillot verde en un sprint intermedio a ocho vueltas de la meta, resultó inabordable para Alexander Kristoff, Elia Viviani y el ubicuo Wout Van Aert. Quien ni siquiera pudo soñar con la gloria fue Caleb Ewan, ganador allí mismo la temporada pasada, mal colocado y finalmente séptimo.

Según las mediciones oficiales, el irlandés se impuso con una velocidad máxima de 66,1 km/h, superior a la registrada por Ewan en 2019 (65,8 km/h) y Kristoff en 2018 (63,9 km/h). De este modo se convertía en el segundo irlandés, tras Sean Kelly en vestir el color nacional de su país en los Campos Elíseos.

De estas trifulcas, obviamente, se alejó todo lo posible Pogacar, sólo preocupado de llegar hasta la meta sin ninguna contrariedad. En plena carrera recibió las felicitaciones de unos adversarios que le saben destinado a marcar época en las pruebas de tres semanas.

El esloveno, que el lunes cumple 22 años, es indiscutible referencia de una carrera en la que se ha anotado las clasificaciones de la General, Montaña y Jóvenes. Una ronda que finalizó ajena a los efectos del Covid-19 y que otorga un gran impulso al Giro y a la Vuelta. AGENCIA