Sobreseen a exministro socialista chileno acusado de delitos tributarios

30 de marzo de 2016
Sobreseen a exministro socialista chileno acusado de delitos tributarios

Santiago de Chile, 30 mar (EFE).- El exministro chileno de Economía y exsenador del Partido Socialista, Carlos Ominami, fue sobreseído definitivamente de los cargos por delitos tributarios que pesaban en su contra en el marco de la financiación ilegal de campañas políticas.

Según fuentes judiciales, la solicitud de sobreseimiento fue realizada por la defensa del exlegislador, en el Octavo Juzgado de Garantía, al fundamentar que los delitos imputados estaban “fuera de plazo”.

La determinación fue tomada por el juez Daniel Aravena, quien destacó que Ominami quedaba con “nueve meses a su favor”, pues el delito se había extinguido hace 270 días.

Ominami, que fue ministro de Economía en el Gobierno de Patricio Aylwin (1990-1994) y posteriormente un influyente senador del Partido Socialista, fue vinculado a la arista del caso SQM en el marco de los apoyos económicos ilegales a campañas electorales.

Soquimich (SQM), la mayor productora de abonos químicos y de litio del mundo, ha sido relacionada a esta financiación ilegal y a cohecho (sobornos) a parlamentarios para la aprobación de algunas leyes.

Las contribuciones se justificaban como pagos de honorarios por servicios inexistentes, que eran avalados con facturas falsas, que adicionalmente servían a las empresas para rebajar impuestos.

En el caso de Ominami, este fue acusado de la emisión de facturas falsas por parte de la empresa Alerce Talleres Gráficos, que se habrían canalizado para solventar su campaña en 2009.

De acuerdo con la resolución judicial, los ilícitos que tienen que ver con la facilitación de ocho facturas falsas por un monto total de 150 millones de pesos (unos 218.000 dólares) que le fueron atribuidas al exministro, se encuentran prescritos.

Según el defensor público Carlos Mora, el Servicio de Impuestos Internos (SII) “al momento de presentar la querella con fecha 30 de octubre de 2015, ya habían transcurrido más de cinco años, sin perjuicio de los días que estuvo mi representado fuera del país”.

Ahora, será el tribunal de alzada el que se pronuncie respecto de la prescripción de los delitos atribuidos a Ominami y si corresponde o no el sobreseimiento definitivo de los mismos.