Sindicatos califican de “burla” e “indignante” el alza salarial en Panamá

2 enero, 2020
Sindicatos califican de “burla” e “indignante” el alza salarial en Panamá

Panamá, 2 ene (EFE).- Sindicatos de Panamá tildaron de “burla” e “indignante” el ajuste salarial de 3,3 % en promedio decretado por el Gobierno y en vigor desde este mes de enero por los próximos dos años.
En Panamá existen actualmente 37 niveles de salario mínimo y el Ejecutivo anunció el martes que decretó un ajuste que va del 1 % al 8 %, dependiendo de la actividad económica, mientras que los sindicatos pedían hasta 25 % de aumento.
“Este aumento es una gran burla al pueblo panameño”, dijo el líder del poderos sindicato de la construcción y excandidato presidencial Saúl Méndez.
La economía de Panamá crece, a un ritmo de entre 3 % y 3,5 % según las proyecciones para el 2019, “los empresarios se hacen más millonarios y pagan menos impuestos, y los salarios de los trabajadores son de miseria”, argumentó Méndez, que acusó al Gobierno tener una “clara parcialización con los empresarios”.
El Consejo Nacional de los Trabajadores Organizados (Conato) indicó en un comunicado difundido este miércoles que el aumento aprobado por el Gobierno es “el peor ajuste salarial de la historia” de Panamá.
“Es indignante y un agravio para la vida de la población trabajadora”, en especial porque el ajuste salarial está “significativamente por debajo” del aprobado en otros países latinoamericanos con “menor crecimiento económico que Panamá”, sostuvo Conato.
Analistas consultados por Efe valoraron como “realista” el porcentaje de alza salarial y de “correcto” el método de ajustarlo por sector económico.
El exrector de la Facultad de Economía de la estatal Universidad de Panamá Rolando Gordon señaló que el alza salarial del 1 % en las actividades del área de turismo está plenamente justificado porque “el sector está completamente caído debido a factores externos como la fortaleza del dólar que hace caro el destino”.
Pero valoró que en los sectores de la minería y las bananeras “pudo ser más” el aumento salarial, establecido en 6 % y 8 % respectivamente, porque están en manos de “trasnacionales que tienen una alta tasa de ganancia”
El Gobierno del presidente Laurentino Cortizo, que asumió el pasado 1 de julio para el quinquenio 2019-2024, tuvo que determinar el nuevo salario mínimo luego de que fracasaron las negociaciones entre patronos y sindicatos para consensuar el ajuste, una situación que se repite cada dos años cuando este ingreso debe ser revisado, según establece la ley.
En esas conversaciones los sindicatos presentaron 12 propuestas de ajuste, mientras que los empresarios sostuvieron que no debía haber ninguno y alertaron de que un alza salarial podría repercutir en un incremento del desempleo, que se ubica en el 7,1 %.
El ajuste previo, realizado en 2017 por el entonces Gobierno de Juan Carlos Varela (2014-2019), fue del 6,5 % para las grandes empresas y del 4,5 % para las pequeñas. EFE
gf/dmt