Seúl celebra las nuevas sanciones de Obama a Corea del Norte

17 de marzo de 2016
Seúl celebra las nuevas sanciones de Obama a Corea del Norte

Seúl, 17 mar (EFE).- El Gobierno de Corea del Sur dio la bienvenida a la nueva orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para ampliar las sanciones unilaterales a Corea del Norte como respuesta a sus recientes ensayos nuclear y de misiles.

El ejecutivo surcoreano “celebra” la orden ejecutiva anunciada el miércoles al considerar que “muestra la firme determinación de EE.UU. para responder a las repetidas provocaciones de Corea del Norte, incluyendo los ensayos nucleares y el lanzamiento de misiles”, indicó el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

La cancillería espera que la nueva acción de Washington “contribuya en gran medida a reforzar la aplicación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU”, en referencia a la resolución 2270 impuesta por el organismo internacional en febrero que contempla duras sanciones económicas y comerciales contra Pyongyang.

La nueva orden ejecutiva de EE.UU., que Obama firmó el martes y notificó hoy al Congreso, bloquea “la propiedad e intereses en propiedad” del Gobierno de Corea del Norte y del Partido de los Trabajadores, además de facilitar el bloqueo de activos de personas relacionadas con el régimen comunista.

Además, suspende la entrada a Estados Unidos a extranjeros involucrados en actividades ilícitas o en una violación de derechos humanos -como la explotación de trabajadores en el extranjero- en nombre del Gobierno de Corea del Norte o del Partido de los Trabajadores.

Estas sanciones se suman a las anunciadas el pasado 2 de marzo por el Departamento de Estado y del Tesoro de EE.UU., que incluyen la congelación de activos de varias entidades presuntamente relacionadas con los programas nuclear y de misiles norcoreanos.

En este sentido, Seúl también celebró que las nuevas medidas sirvan para apuntalar las primeras sanciones unilaterales, y se comprometió a seguir cooperando con la comunidad internacional para forzar al régimen de Kim Jong-un a abandonar las armas nucleares.