Senador chileno desea que nuevo etiquetado de alimentos inspire a más países

28 de mayo de 2016
Senador chileno desea que nuevo etiquetado de alimentos inspire a más países

Roma, 28 may (EFE).- El senador chileno Guido Girardi mostró su deseo de que el nuevo reglamento para etiquetar los alimentos en su país, que entrará en vigor el próximo 27 de junio, sirva de inspiración en otras partes del mundo.

Durante un seminario en la Organización de la ONU de la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma, Girardi consideró necesario avanzar en otros lugares y “globalizar” el combate a la malnutrición, que calificó como uno de los mayores desafíos para la salud pública global.

El senador, médico de formación y miembro del Partido Por la Democracia, ha impulsado en su país la ley para el etiquetado de los alimentos, que finalmente se aplicará tras casi una década de trámites marcados por la oposición de los sectores conservadores y las grandes empresas alimentarias.

En concreto, las nuevas normas establecen que los envases y etiquetas de los alimentos para el consumo humano deben indicar los ingredientes que contienen, incluyendo los aditivos y los contenidos de energía, azúcares, sodio y grasas saturadas.

Todos los envases de los productos que superen los límites fijados como recomendables deberán llevar en la cara principal una etiqueta con la fase “Alto en” sobre un fondo negro.

Los que tengan ese distintivo no podrán venderse en las escuelas, ni ser anunciados en televisión en horario infantil, ni incorporar en el envoltorio ganchos o caricaturas que puedan atraer la atención de los menores.

Con esas medidas, Girardi enfatizó que los ciudadanos chilenos tienen “derecho a saber lo que están comiendo”, incluidos los niños, que sufren el “abuso y exceso de la publicidad de las transnacionales”, lo que ha influido en que estén dejando de comer alimentos tradicionales en todo el mundo.

Destacó que trabajaron con grupos de menores para asegurarse de que entendían las etiquetas y organizaron congresos internacionales de expertos, entre otras acciones, para establecer niveles nutricionales que estuvieran validados por la comunidad científica.

Las autoridades determinaron, por ejemplo, que en alimentos sólidos los límites estarán en 10 gramos de azúcares y 4 de grasas saturadas por cada 100 gramos.

Tras las presiones del sector privado y los múltiples cambios legislativos, Girardi apuntó que las empresas han conseguido que en la etiqueta no esté escrito “Exceso en”, como habían previsto en un inicio, y tendrán aún tres años de margen para adaptarse a los nuevos requisitos.

A su juicio, las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes son “de las más transmisibles” porque la publicidad “no tiene contemplación” en promocionar el consumo de alimentos de mala calidad, uno de los factores que junto a otros como la pobreza o la falta de actividad física está detrás del creciente número de “obesos desnutridos”.

En Chile se calcula que cada hora muere una persona obesa y más del 60 % de la población sufre malnutrición por exceso de peso.

Según un estudio oficial de 2014, uno de cada dos niños entre cuatro y seis años de edad es obeso o sufre el riesgo de serlo. EFE