SALVÉMONOS CON EL PLANETA

31 de marzo de 2020
SALVÉMONOS CON EL PLANETA

Hakermann Salcedo Mata , lanza en los siguientes textos, un mensaje de profundo contenido filosófico con los matices del libre pensador que desliza en prosa lo que un poeta de su talla es capaz de escribir, arma que deja de ser secreta en su afán de servir al projimo con el alerta de revisar y corregir nuestra historia individual y colectiva para salvarnos con el Planeta, con procedimientos y conductas que garanticen la supervivencia humana, bajo el manto del cristianismo izando el estandarte con la celebre frase de Jesús: ” Amaos los unos a los otros”.

He aquí la exposición que con alta factura didáctica plasma en esta tribuna de la Organización de Periodistas Iberoamericanos, Hakermann Salcedo Mata , con el nivel de aspiración de esta Institución, de recoger siempre las aportaciones que en el campo de las Humanidades y de las Ciencias, coadyuvan al mejoramiento del bienestar común.

Hay un colapso brutal de la espiritualidad que nos ha llevado sistemáticamente quieras o no a todas las penurias que se viven hoy día por causa del humano, el agotamiento de lo original, de lo natural ha entrado en una recuperación forzada y necesaria, veremos cuantos podemos conectarnos con esa recuperación.

Hoy el mundo está en pausa, es una pausa obligatoria y esa pausa está deteniendo muchas economías, más tú no tienes porque detenerte, usa este espacio para crecer, revisar, para mejorarte, para hacer otra carrera, recuperar funciones, desde donde estes, para eso se puede utilizar la tecnología(no exactamente para mantenerte en un ambiente hostil, e idiotizado)que te detiene que te hace indolente.

Debemos ser de una u otra forma merecedores de la oportunidad de seguir habitando esta tierra, es momento de dejar algún precedente tóxico, que te sacó de la línea vital, que te indujo a alejarte de ti, te hizo abandonar tu esencia, tú capacidad de valorar, y te hizo quedar huérfano de tu capacidad de síntesis para llegar a un estado de indolencia, ese estado que ta ha hecho tan agresivo en tu propia casa, tu cuerpo, tú mente, el planeta.

Tenemos que llenarnos de razones que nos permitan claramente justificar que te quedes habitando esta tierra , debemos día a día demostrar el porqué tenemos que seguir vivos.

Estamos hoy día en la necesidad de mirarnos en los ojos del prójimo, de revitalizar la esperanza, de generar ideas que de donde estés motoricen el buen vivir, que nos permitan entender que no es Dios que inventó la tragedia, que fue el ser humano y su acción egoísta.

Debemos sentir el dolor del mundo, y hacer de él un espacio convivencia que justifique nuestro existir.

Todo pasa.

Después de unas semanas excepcionales que han paralizado el mundo, damos gracias a Dios por mantenernos de pie en estos tiempos difíciles

Esta infortunada experiencia que se vive en el planeta debe ser pedagógica antes los desmanes de sus moradores; la pérdida de los valores a todos los niveles ha traído un estado de degradación progresiva. Los líderes del mundo están obligados a corregir gran parte de los errores que han convertido el mundo de todos en una nave sin brújula.

El declive es genérico, vivimos un franco deterioro de instituciones y personas, con impotencia contemplamos el deterioro ambiental en el mundo, solo impera la preservación de los intereses de potentados y grandes naciones, porque se ha perdido la mística, los principios y hasta la intención de servir a la humanidad, solo importa el lugar de ubicación en la lista de las naciones más desarrolladas o de las personas más adineradas del mundo.

Es tiempo de recuperar parte de lo que hemos perdido y contar con una sociedad menos vulnerable, todo sigue allí, los valores y las normas, los primeros hay que inculcarlos y practicarlos, la segunda debemos respetarla y cumplirla, por algo debemos comenzar a cambiar las cosas, para tener un mejor mundo y ser mejores personas. Todo está en nuestras manos.

Avancemos.