Salvadoreños conmemoran 36 aniversario luctuoso de Romero con peregrinación

21 de marzo de 2016
Salvadoreños conmemoran 36 aniversario luctuoso de Romero con peregrinación

San Salvador, 21 mar (EFE).- Cientos de salvadoreños conmemoraron el 36 aniversario del asesinato del beato Óscar Romero con la “peregrinación de la luz” que recorrió las principales calles de la capital salvadoreña.

La caminata empezó en la emblemática Plaza El Salvador del Mundo, donde Romero fue beatificado en 23 de mayo de 2015, y se dirigió hasta la Catedral Metropolitana, en el Centro Histórico de la capital.

Los asistentes, niños, ancianos y adultos miembros de organizaciones sociales, sindicales y congregaciones religiosas, portaban pancartas con frases de Romero, velas y camisas con su rostro mientras cantaban y rezaban.

Cuando los peregrinos llegaron al principal templo católico de San Salvador comenzó un acto que mezcla música popular, reflexiones sobre la importancia de Romero y liturgia que se extenderá hasta la madrugada del domingo.

Este viernes también fue oficiada una misa en la Catedral de San Salvador donde participó el presidente del país, Salvador Sánchez Cerén.

Los actos conmemorativos se adelantaron este año porque la fecha del magnicidio, 24 de marzo, coincide con la Semana Santa.

De igual forma, los fieles católicos de la ciudad natal de Óscar Romero, Ciudad Barrios (este), acudieron a una misa y posteriormente recorrieron el municipio en memoria del arzobispo asesinado a las puertas de la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

Romero murió en 1980 de un tiro en el pecho cuando oficiaba misa en la capilla del hospital para enfermos con cáncer La Divina Providencia, disparado por un francotirador de los paramilitares escuadrones de la muerte.

La Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas que investigó los crímenes cometidos durante la guerra en El Salvador indicó que “existe plena evidencia” de la complicidad en este asesinato del difunto Roberto D’Aubuisson, fundador de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), ahora en la oposición.

Una ley de amnistía aprobada un año después de los Acuerdos de Paz, que en 1992 pusieron fin a la guerra civil en el país, dejó en la impunidad el crimen de monseñor Romero, recordado por denunciar las injusticias cometidas en los años previos al conflicto armado.

Un día antes de su muerte, Romero hizo un llamamiento a los cuerpos de Seguridad a desobedecer las órdenes de asesinar “a sus mismos hermanos campesinos”.