Sagi lleva al siglo XX el Don Giovanni de Mozart en el Colón de Buenos Aires

7 de abril de 2016
Sagi lleva al siglo XX el Don Giovanni de Mozart en el Colón de Buenos Aires

Buenos Aires, 7 abr (EFE).- El director de escena español Emilio Sagi lleva a las tablas del Teatro Colón de Buenos Aires una nueva versión de la ópera “Don Giovanni” de Mozart y Da Ponte, ubicada en la Sevilla de 1950, pero que mantiene su esencia intacta, explicó hoy a Efe la soprano María Bayo, una de las intérpretes de la obra.

“Es una versión de ‘Don Giovanni’ ambientada en los años 50 o 60, tenemos vestidos de esa época, pero al final el tema principal está en esa ópera maravillosa que hicieron Mozart y Da Ponte, y la esencia no cambia absolutamente nada”, explicó Bayo, la soprano que interpreta a Doña Elvira, enamorada del protagonista.

“Don Giovanni” es una obra descrita como un “drama jocoso” con música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto de Lorenzo da Ponte, estrenada en el antiguo Teatro de Praga en 1787 y ambientada en Sevilla.

Más de dos siglos después, las aventuras del “Don Juan”, esta vez ubicadas en la misma ciudad española pero a mediados del siglo XX, vuelven a presentarse en las tablas del Teatro Colón de la mano del uruguayo Erwin Schrott en el papel de Don Giovanni y la española María Bayo como Doña Elvira, bajo la dirección de Sagi.

La obra se estrenó este miércoles en el Colón y tendrá cinco funciones más hasta el 12 de abril, fecha en la que además la ópera se transmitirá en vivo a través de la página del teatro.

“El uso de la tecnología es estupendo para atraer a otros públicos, que quizás tienen miedo del género por considerarlo demasiado elitista”, opinó Bayo, y agregó: “Como el directo no hay nada, pero la transmisión se acerca a eso y hace que más personas se acerquen al teatro”.

Con respecto al público de Buenos Aires, que la verán en la piel de una enamorada de Don Giovanni, la cantante lírica aseguró que es “entusiasta, conocedor” y con “ganas de acercarse a la ópera”.

“El Colón es muy especial. Cuando estás en el escenario recibiendo el aplauso y empiezan a encenderse las lámparas, ves la inmensidad del teatro. En el ensayo general recordé eso y me entraron ganas de llorar”, concluyó la soprano.