Rebeldes del Yemen prohíben nueva moneda nacional en áreas bajo su control

19 enero, 2020
Rebeldes del Yemen prohíben nueva moneda nacional en áreas bajo su control

Saná, 19 ene (EFE).- Los rebeldes hutíes chiíes del Yemen impusieron este sábado la prohibición de los nuevos billetes emitidos por el Gobierno reconocido internacionalmente, una medida que provocaría que más de los 60.000 funcionarios que trabajan en zonas controladas por los insurgentes no puedan recibir su salario mensual.
Estos nuevos billetes, que están en circulación desde 2017 y fueron emitidos desde Adén, donde se encuentra el Gobierno de Abdo Rabu Mansur Hadi, han sido declarados “ilegales” por los hutíes en las áreas bajo su control, incluida la capital, Saná, de acuerdo con un comunicado del Banco Central del Yemen que opera bajo su autoridad.
Las autoridades económicas yemeníes están divididas, después de que el Gobierno de Hadi trasladara el Banco Central de Saná a Adén en 2016. Los rebeldes rechazaron el traslado y, paralelamente, mantuvieron la institución operando en la capital.
Desde entonces, se ha acelerado el deterioro de la moneda, que se situó a 250 riyales yemeníes por dólar en 2017, cuando el Gobierno imprimió millones de riyales para cubrir sus propios gastos, así como los sueldos de los funcionarios en el sur y el este del país. A día de hoy, el dólar sigue equivaliendo a 250 riyales.
Con la ilegalización de estos billetes, la preocupación aumentó entre los ciudadanos que viven en las áreas controladas por los rebeldes y cuyos salario depende del Gobierno de Adén.
El Gobierno internacionalmente reconocido de Hadi, apoyado por Arabia Saudí, hace frente a los rebeldes hutíes, que controlan amplias zonas del país.
“Recientemente, no pudimos usar los nuevos billetes ara comprar bienes y hoy las cosas han empeorado con la prohibición”, dijo a Efe Saleh Mohamed, propietario de una tienda en Saná.
El vicegobernador del Banco Central, Sami al Sayaghi, aseguró a Efe que esta medida tiene como objetivo “proteger la economía nacional y frenar la inflación”.
“La continua emisión de billetes nuevos conllevaría a una pérdida del valor del riyal y, consecuentemente, a una disminución del poder adquisitivo de los ciudadanos”, aseveró Al Sayaghi.
En respuesta a esta prohibición, el gobernador del Banco Central de Adén, Ahmed al Fadhli, dijo a la televisión estatal que “las medidas ilegales de la milicia hutí para evitar la circulación de la moneda nacional tienen repercusiones desastrosas para la economía y la situación humanitaria” del Yemen.
Al Fadhli lamentó que “decenas de miles de empleados y jubilados que residen en las áreas controladas por las milicias (rebeldes) estarían privados de recibir sus salarios del Gobierno”.
El Gobierno de Adén, reconocido internacionalmente, ha estado pagando los salarios a más de 60.000 servidores públicos del sector sanitario y judicial, así como a los jubilados en las áreas controladas por los hutíes desde mediados de 2019.
Más del 80 % de los 30 millones de yemeníes necesitan asistencia humanitaria para cubrir necesidades, en lo que Naciones Unidas considera como la mayor catástrofe humanitaria del planeta. EFE
ja-cgs/amg