¿Qué esperan los hispanos del nuevo Gobierno en EEUU?

8 de noviembre de 2016
¿Qué esperan los hispanos del nuevo Gobierno en EEUU?

La importancia demográfica de los hispanos en Estados Unidos es cada vez más notable: 54 millones de personas representan a esta comunidad, de los cuales 27.3 millones están habilitados para votar en la elección presidencial entre Hillary Clinton y Donald Trump, 4 millones de electores más que en los comicios de 2012, representando 12% del padrón electoral.

Por ello, la transcendencia de cómo visualizan los hispanos el país y cuáles son sus expectativas de futuro. Cuatro de cada diez hispanos considera como excelente o buena sus finanzas, 17% más que en 2008, durante la recesión. En función a ello, se muestran más optimistas que el resto de la población en EEUU en sus perspectivas económicas para el próximo año.

81% de los hispanos cree que sus finanzas mejorará el próximo año, 20 puntos por arriba de lo que opina el público general, con 61%. Los adultos latinos también ven la movilidad ascendente en el futuro de sus hijos, 72% espera que sus hijos estén mejor económicamente de lo que ellos mismos están ahora.

Para 83% de los hispanos registrados para votar la educación es un tema importante cuando toman la decisión de por quién votar en las elecciones presidenciales de 2016. La economía (80%), la atención de sanitaria (78%) y el terrorismo (73%), representan los otros tres elementos prioritarios para esta comunidad, mientras que la migración con 70% se ubica en el quinto lugar. Los problemas con menor relevancia para los votantes hispanos están relacionados con los tratados internacionales que tiene el país (69%), y la política armamentista con (61%).

Cuando se puntualiza sobre las relaciones racionales en el país, 81% de los hispanos apuesta porque un eventual Gobierno de Clinton le dé un mejor trato, en medio de un contexto nacional con una profunda polarización en parte por la exacerbación racial que ha propiciado la extrema derecha, luego de que el presidente Barack Obama llegara a la Casa Blanca, advierte Steffen Schmidt, profesor de Ciencias Políticas de la universidad de Iowa.

Para 54% de esta comunidad, la candidata demócrata podría lograr mejorar el sistema sanitario nacional, también creen que su posible presidencia los beneficiaría a través de políticas públicas.

Los hispanos representan el segundo grupo étnico y racial más grande del país sin cobertura sanitaria, pasando de 29% en 2013 a 40% en 2016, de una población total de 24 millones de personas sin seguro. En proporción, los blancos han disminuido la tasa de no asegurados, pasando de 50 a 41% en el mismo periodo, los afroamericanos se han mantenido en 6%, y el resto representa 12%

Un informe del Fondo del Commonwealth realizado en agosto también mostró que los latinos tienen el mayor riesgo de no contar con seguro de salud en comparación con otros grupos, en parte porque los inmigrantes indocumentados están excluidos de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (The Affordable Care Act).

Pesimismo sobre la política nacional

Sin importar si gana Clinton o Trump, los hispanos muestran pesimismo sobre los cambios políticos en cuanto a tres aspectos: la reducción de la influencia de grupos de intereses especiales (52% vs 35%), el mejoramiento de las condiciones económicas (55% vs 37%) y la defensa del país de un hipotético ataque terrorista (47% vs 35%).

Representar 12% del padrón electoral de 146.311.000 de electores es una cifra que ayuda a inclinar la balanza hacia los demócratas, partido por el que tradicionalmente votan mayoritariamente los hispanos desde 1980. Sin embargo, su impacto es pequeño si se toma en consideración que 52% de esta comunidad se agrupa en estados ya definidos políticamente: California, Texas, Nueva York Nueva Jersey, e Illinois. Estas seis entidades agrupan 147 de los 270 colegios electorales que necesitan los candidatos para ganar la presidencia.

A pesar de ello, los hispanos tienen la oportunidad de definir la tendencia política en siete estados competitivos que agrupan 101 colegios electorales: Arizona, donde tienen una población de 22%, Florida con 18%, Nevada con 17%, Georgia, Iowa, Carolina del Norte y Ohio con 5% o menos pero este año la votación para dicha comunidad es determinante, porque las recientes encuestas que ha realizado Pew Research Center han determinado que 57% de ellos se muestra insatisfecho con la dirección política del país, comparado con 50% que opinaba lo mismo en 2012. Si la pregunta se segmenta entre quienes nacieron en EEUU y quienes se han naturalizado las opiniones se amplían entre 63 a 45%, respectivamente.

Uno de cada cinco votantes hispanos registrados votará por primera vez esta elección. 15% no votarán este año, entre ellos, 33% cita la aversión de los candidatos como razón para no votar, 22% muestra poco interés en este ciclo electoral o siente que su voto no hará la diferencia.

FUENTE: STATISTIC BRAIN