Putin promete mayor cooperación con Turquía para el alto el fuego en Siria

29 de septiembre de 2017
Putin promete mayor cooperación con Turquía para el alto el fuego en Siria

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, afirmó en Ankara que su país estrechará la colaboración con Turquía para implementar los acuerdos de Astaná sobre un alto el fuego en Siria.

“En las negociaciones de Astaná en septiembre llegamos a un acuerdo de controlar conjuntamente cuatro áreas de alto el fuego en Siria, siendo los países garantes Rusia, Turquía e Irán”, recordó Putin en rueda de prensa, transmitida en directo por la cadena NTV.

“Este éxito ha sido posible en gran parte gracias a los esfuerzos de (el presidente turco, Recep Tayyip) Erdogan”, subrayó el líder ruso, quien compareció ante la prensa junto a su anfitrión durante una visita oficial a Turquía. 

Resaltó que “hay que continuar cooperando para parar esta guerra civil fratricida y para acabar totalmente con los terroristas”.

Respecto al referendo independentista del Kurdistán iraquí celebrado el lunes pasado, Putin indicó que la postura de Rusia ya había sido expresada por el Ministerio de Exteriores. “Coincidimos plenamente en que hay que proteger la integridad territorial tanto de Siria como de Irak”, dijo por su parte Erdogan.

“Lamentablemente, las autoridades regionales han cometido un gran error al realizar el referendo, pese a todas nuestras advertencias amables, y tenemos que prevenir que cometan errores aún mayores”, agregó el presidente turco.

Ambos líderes subrayaron la excelente evolución de las relaciones bilaterales tanto en el sector comercial como en el del turismo. Putin destacó que el turismo ruso con destino a Turquía se había multiplicado por once en los últimos siete meses, hasta alcanzar los 2,5 millones de viajeros. 

El presidente ruso llegó hoy a Ankara, donde fue recibido con honores militares por Erdogan. Luego, ambos presidentes participaron en una cena de trabajo con sus respectivas delegaciones, antes de mantener una entrevista personal.

No hubo mención a los flecos que quedan por negociar en el sector agrícola, y que no se han normalizado aún tras la crisis de 2016, como la exportación de tomates de Turquía a Rusia, vetada aún. Tampoco se mencionó la compra de los misiles S-400 que Turquía está adquiriendo a Rusia para reforzar sus sistemas de defensa antiaérea.

Según han dicho altos cargos rusos y turcos en las últimas semanas, la adquisición ya está firmada y solo faltan por aclarar detalles financieros.

Es una compra polémica porque según los expertos el sistema ruso será difícilmente compatible con los mecanismos de defensa de la OTAN en los que participa Turquía como miembro de la Alianza Atlántica.

Un alto cargo de las industrias de defensa turcas, Ismail Demir, dijo esta semana que Rusia empezaría a entregar los misiles en un plazo mínimo de dos años.