Primera dama de Nicaragua tiene “resistencias” en sandinismo, dice disidente

7 de agosto de 2016
Primera dama de Nicaragua tiene “resistencias” en sandinismo, dice disidente

La primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo, quien aspira a ser vicepresidenta si el mandatario Daniel Ortega es reelecto en noviembre próximo, tiene resistencias dentro de su propio partido político, afirmó ayer Sábado el disidente sandinista y exaspirante a la Presidencia, Edmundo Jarquín.

“La señora tiene resistencias aún dentro del sandinismo”, dijo Jarquín, en su blog La Nicaragua Linda.

Según Jarquín, dichas “resistencias” obligaron a Ortega a elegir a su esposa como candidata a vicepresidenta en las próximas elecciones sin consultar con las bases del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Las supuestas resistencias se deben al papel de Murillo en el Gobierno de Ortega, de acuerdo con el analista político y economista.

“Ella, involucrada en la micro administración del Gobierno, premiando y castigando, destituyendo alcaldes y concejales, removiendo ministros y ministras, haciendo y negando favores, ascendiendo y descendiendo dentro de la burocracia, ha acrecentado las resistencias que siempre tuvo aún dentro del mismo sandinismo”, sostuvo.

La candidatura de Murillo se mantuvo en secreto hasta el viernes pasado, el último día de inscripción para los aspirantes a las elecciones generales de Nicaragua.

Jarquín, un exmiembro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), fue candidato a la Presidencia de Nicaragua por el Movimiento Renovador Sandinista (MRS) en 2006, cuando Ortega ganó las elecciones que lo regresaron al poder tras 16 años en la oposición.

Ortega aparece como favorito para ser reelecto en las elecciones generales del 6 de noviembre próximo, en que los nicaragüenses elegirán un presidente, un vicepresidente, 90 diputados nacionales y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen). EFE