Primer ministro designado de Túnez anuncia los socios de su próximo Gobierno

24 de enero de 2020
Primer ministro designado de Túnez anuncia los socios de su próximo Gobierno

Túnez, 24 ene (EFE).- El primer ministro designado tunecino, Elyés Fakhfekh, defendió hoy su visión del que será el próximo Gobierno, basado en los valores de la revolución de 2011 y centrado en la lucha contra la corrupción.
En su primera rueda de Prensa, Fakhfekh dijo que “el pueblo ha votado por el presidente con más del 70% de los votos y yo he sido nombrado por él” para zanjar la polémica sobre su supuesta falta de legitimidad después de que su candidatura obtuviera tan sólo el 0,34% de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del mes de octubre.
Las negociaciones, avanzó, están orientadas a un gobierno “participativo” con una línea política “coherente” con los resultados electorales.
“He elegido los resultados de la segunda vuelta de las presidenciales para formar mi gobierno”, declaró antes de añadir: “No quiero que tenga que cambiarse en un año y que debamos volver a pasar por todo esto”.
En este sentido apostó por una línea “revolucionaria” en la que estarán presentes el partido islamista Ennahda, ganador de las legislativas de octubre; Tahya Tounes, del primer ministro en funciones Yousef Chahed; el sociodemócrata Attayar, y el nacionalista árabe Echaab.
Por su parte, el Partido Desturiano Libre (PDL), integrado por los nostálgicos de la dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali, y el recién creado Corazón de Túnez, la segunda formación más votada y fundada por el polémico hombre de negocios Nabil Karoui, permanecerán en la oposición.
En cuanto al principio de paridad en el futuro gabinete, principio que se recoge al menos en las listas electorales, el responsable aseguró: “No voy a prometerlo pero lo intentaré”.
Fakhfakh fue designado el pasado lunes por el presidente y deberá presentar su propuesta de gobierno en el plazo de un mes si se quiere evitar una repetición electoral, lo que le obligará a buscar socios de confianza en un Parlamento muy fraccionado.
Dos días después de su designación, el político dimitió de su partido, el socialdemócrata Ettakatol, del que formaba parte desde 2011, para “descartar toda duda y todo aquello que pueda provocar una desestabilización de la formación del Gobierno”.
Su antecesor, Habib Jemli, designado por Ennahda, apenas logró el apoyo de 72 de los 200 diputados, muy lejos de los 109 requeridos.
Ante esta situación, inédita en la historia reciente de Túnez, el nuevo presidente, Kais Said, asumió de nuevo sus atribuciones, invitó a los diversos bloques parlamentarios a presentar sus propuestas, y se reunió con numerosas personalidades.
Fakhfakh, de 47 años de edad, originario de la capital, ocupó la cartera de Turismo durante el gobierno de transición que encabezó Ennahda, cuya mayoría parlamentaria es esencial para lograr la confianza de la Cámara.
Antes de su entrada en política, que se produjo durante la revolución que puso fin a dos décadas de dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali, ejerció de director de operaciones del grupo petrolero francés “Total” y como director general de una compañía automovilística.
En caso de que su gabinete no obtenga la aprobación parlamentaria, el mandatario deberá disolver la Cámara y convocar nuevas elecciones, que dilatarán aún más la aplicación de las reformas urgentes que necesita el país para salir de la grave crisis económica que atraviesa. EFE
nrm/fp