Portugal cumple un año sin Manoel de Oliveira, su cineasta fetiche

4 de abril de 2016
Portugal cumple un año sin Manoel de Oliveira, su cineasta fetiche

Lisboa, 4 abr (EFE).- Portugal cumple un año sin el cineasta Manoel de Oliveira, el director más destacado de la historia del país y que se erigió en una leyenda mundial tanto por su trabajo como por mantenerse activo detrás de la cámara hasta los 106 años.

Oliveira falleció el 2 de abril de 2015 en su Oporto natal, y desde entonces se sucedieron los homenajes y las retrospectivas en suelo luso para recordar su vasta obra, encuadrada en el séptimo arte de culto.

Coincidiendo con el primer aniversario de su muerte, la Fundación Serralves anunció recientemente que el proyecto para construir la “Casa del Cine Manoel de Oliveira” -diseñada por el arquitecto luso Álvaro Siza Vieira- sigue adelante, a la espera de conseguir la financiación necesaria.

Para ello, el organismo acaba de enviar la solicitud para que la iniciativa pueda recibir fondos comunitarios.

El espacio está previsto que albergue todo el legado del realizador y será ubicado en el Parque de Serralves, en Oporto.

Durante los últimos doce meses, su figura fue largamente recordada con homenajes en diferentes partes del mundo, desde Francia hasta México, pasando por Canadá.

A lo largo de este año, uno de los momentos álgidos fue la proyección de “Visita ou memórias e confissões”, documental póstumo del cineasta que fue exhibido en Festival de Cannes, que siempre valoró su obra y galardonó al realizador con la Palma de Oro de honor.

El material había sido rodado en 1982, cuando De Oliveira tenía 74 años, y permaneció durante más de 30 años en el acervo de la Filmoteca portuguesa, en Lisboa, bajo la condición de que solo sería exhibido después de su muerte.

La película, de marcado carácter intimista, versa sobre los recuerdos del cineasta, entre los que destaca su experiencia en prisión en los años sesenta, durante la dictadura salazarista.