Demanda de combustibles en Ecuador creció en junio 55% con la reapertura

7 de julio de 2020
Demanda de combustibles en Ecuador creció en junio 55% con la reapertura

Quito, 7 jul (EFE).- La demanda de combustibles en Ecuador creció este junio en correspondencia con la reapertura que se ha dado en medio de la pandemia del coronavirus, y se elevó en un 55% respecto a abril, cuando la gran mayoría de la población del país guardaba cuarentena domiciliaria.
Así lo anunció este lunes la petrolera estatal Petroecuador en un comunicado, en el que remarcó que la crisis de movilidad que soportó el país por la crisis sanitaria generada por el COVID-19, marcó una tajante restricción en el tránsito de vehículos.
En junio, según las estadísticas de la petrolera ecuatoriana, se despacharon al mercado local 134.887.897 galones (unos 510,5 millones de litros) de combustibles, entre diesel y los dos tipos de gasolinas que se expenden en el país (extra y súper).
En abril, en cambio, el despacho de esos derivados llegó a 61.529.797 galones (232,9 millones de litros), precisó Petroecuador en su informe.
La estatal indicó que en el sector del transporte aéreo no se ha registrado en junio una recuperación por la permanencia de las restricciones aeroportuarias a nivel internacional, y se mantiene con una demanda del 34 por ciento respecto a las épocas de normalidad.
El único combustible cuya demanda no ha decaído drásticamente es el gas licuado de petróleo, para el consumo en hogares, ya que en abril Petroecuador registró un despacho de 86.310.999 kilogramos, mientras que en junio ascendió a 95.526.017 kilogramos, lo que supone un incremento de apenas un 9 por ciento.
Sin embargo, el gas licuado de petróleo para consumo en la industria incrementó su despacho en las últimas semanas creció a la par que la reactivación de las actividades laborales.
Petroecuador, en su escrito, dijo finalmente que garantizará el abastecimiento de combustibles en todo el territorio nacional, pues aseguró que cuenta con el suficiente volumen en sus depósitos para atender la demanda nacional.
Ecuador, que produce unos 530.000 barriles diarios de crudo, es deficitario en la elaboración de derivados y se ve obligado a importar carburantes para copar la demanda nacional.
Este país suramericano dispone de tres refinerías, la más grande la de Esmeraldas con capacidad para procesar unos 110.000 barriles diarios de crudo y ubicada en la provincia del mismo nombre (noroeste).
Además cuenta con la planta La Libertad, ubicada en la provincia costera de Santa Elena (suroeste), con capacidad para procesar 20.000 barriles diarios de crudo, y la de Shushufindi, en la provincia amazónica de Sucumbíos (noreste), de 45.000 barriles diarios. EFE
fa/elb/cav