Pen Internacional pide justicia por asesinato de periodista hondureño

15 de octubre de 2015
Pen Internacional pide justicia por asesinato de periodista hondureño

Toronto (Canadá), 15 oct (EFE).- Pen Internacional, la asociación mundial de escritores, solicitó justicia en el caso del asesinato del periodista hondureño Juan Carlos Argeñal y pidió la liberación de un bloguero saudí y un periodista eritreo.

Pen Internacional celebra desde este martes su congreso número 81 en la ciudad canadiense de Quebec, donde Argeñal, Raif Badawi y Amanuel Asrat serán homenajeados con tres sillas vacías colocadas en una plaza, según dijo a Efe Èmile Martel, presidente del Pen Quebec.

Las sillas servirán de “recuerdo de los graves peligros a que escritores y periodistas se enfrentan”, dijo Martel.

Martel calificó los tres casos como “insultos a la justicia” que “nos invitan a actuar y están sentados como fantasmas en estas sillas que han sido colocadas en la ciudad”.

El presidente del Pen Internacional, el escritor canadiense, John Ralston Saul, afirmó que Badawi, Asrat y Argeñal son “tres nombres de casi 900 escritores de todo tipo que están en prisión o en peligro”.

“Otros 200 son asesinados cada años. Estas son tres historias emblemáticas de coraje y sufrimiento por el derecho a la expresión. La respuesta es simple. Liberarles. Honrarles”, añadió.

Badawi es un activista y bloguero saudí que fue arrestado en 2012 y condenado en 2014 a diez años de cárcel y a recibir mil latigazos por “insultar al Islam” y dirigir críticas a la “policía de la moral” saudí en su blog.

Por su parte, Amanuel Asrat es un poeta y periodista eritreo que fue arrestado en 2001 como parte de una oleada de represión contra medios de comunicación independientes y que sigue preso en la cárcel de máxima seguridad de Eiraeiro, al norte de la capital eritrea, Asmara.

Juan Carlos Argeñal, corresponsal de 43 años de Radio Globo en la ciudad oriental de Danlí y afín al expresidente Manuel Zelaya fue hallado en el interior de su residencia con dos disparos en la cabeza el 8 de diciembre de 2013.

Pen Internacional dijo que considera el caso de Argeñal como “una ilustración de la grave crisis de impunidad de la violencia letal contra el periodismo en Honduras”. EFE