Patronal celebra que diputados cumplieran “la voluntad del pueblo brasileño”

19 de abril de 2016
Patronal celebra que diputados cumplieran “la voluntad del pueblo brasileño”

Sao Paulo, 19 abr (EFE).- El más influyente gremio empresarial de Brasil, la Federación de Industrias de Sao Paulo (Fiesp), celebró hoy que la Cámara de Diputados haya votado a favor del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff por considerar que ha cumplido “la voluntad del pueblo brasileño”.

El presidente de la Fiesp, Paulo Skaf, afirmó a los periodistas minutos después de la decisión de la Cámara Baja que “se cumplió una etapa importante”, por lo que ahora tan sólo “resta esperar la votación del Senado”, que por mayoría simple podrá dar luz verde al proceso destituyente contra Rousseff.

Skaf también criticó a quienes tildan el “impeachment” -como se conoce en Brasil el procedimiento que busca acortar el mandato de la presidenta- de “golpe” y aseguró que fue el gobernante Partido de los Trabajadores “el que dio un golpe contra la nación” brasileña.

“El impeachment está siendo respetado paso a paso como determina la Constitución (…), dos tercios de los diputados de la Cámara votaron a favor y está reglado por el Supremo Tribunal Federal, ¿qué tipo de golpe puede ser ese?”, señaló antes de agregar: “el total desgobierno que ocurre en Brasil sí que es golpe”.

El líder de la Fiesp reiteró que la salida de Rousseff dinamizará la economía brasileña y recalcó que “a partir de mañana ya se verán las expectativas positivas” del mercado, que la pasada semana ya reaccionó favorablemente con “la subida de la bolsa y la caída del dólar”, el cual se situó en su menor nivel de cotización del año frente al real.

Por eso, insistió, “el escenario necesita que el proceso termine rápidamente para devolver la confianza y que la rueda de la economía vuelva a andar, generando empleos, desarrollo e inversiones”.

La Cámara de Diputados aprobó por 367 votos a favor frente a 137 que el proceso contra Rousseff llegue al Senado que, si también decide respaldar los trámites, obligará a la presidenta a separarse de su cargo durante 180 días, plazo durante el cual se deberá resolver el juicio político.