Partes yemeníes se reunen mañana en Ammán para gestión de puertos en mar Rojo

14 de mayo de 2019
Partes yemeníes se reunen mañana en Ammán para gestión de puertos en mar Rojo

Ammán, 14 may (EFE).- Las partes yemeníes en conflicto se reunirán mañana, martes, en Ammán para discutir la gestión de los ingresos que procedan de los puertos de Al Hudeida, Salif y Ras Issa, de donde los rebeldes hutíes se han empezado retirar unilateralmente en base a un acuerdo auspiciado por la ONU.

En un comunicado, la oficina del enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, aseguró que se reunirán para “discutir la gestión de los ingresos en los puertos de Al Hudeida, Ras Issa y Salif, así como el pago de los salarios a los funcionarios en la provincia de Hudeida y todo el país”.

La ONU animó a las partes a “participar de manera constructiva y de buena fe para acodar las modalidades de implementación” en base al acuerdo firmado en Suecia el pasado diciembre, que “beneficie al pueblo de Al Hudeida y de todo el Yemen”.

La oficina no ha ofrecido más detalles sobre el contenido de la reunión.

Al Hudeida, en el oeste del Yemen, está controlada por los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, y cercados por la fuerzas del Gobierno yemení, apoyados por la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, partes que se enfrentan en una guerra desde marzo de 2015 y que ha provocado la peor crisis humanitaria actual del mundo.

Esta reunión se produce en un momento en el que los hutíes se han replegado unilateralmente de los tres puertos del mar Rojo en el marco de los acuerdos alcanzados el pasado diciembre y considerado clave para mantener el alto el fuego en esa zona y avanzar hacia un posible fin negociado de la guerra.

El general Michael Lollesgaard, el jefe de la misión de la ONU desplegada en Al Hudeida, recordó ayer en un comunicado que la retirada es una primera parte de la aplicación de los acuerdos negociados entre el Gobierno yemení y los rebeldes.

Sin embargo, el Gobierno yemení ha expresado su rechazo al repliegue, al considerar que fue llevado a cabo de forma unilateral y sin la participación de los representantes del Ejecutivo en el equipo conjunto que supervisa la aplicación del acuerdo de Al Hudeida, integrado por las dos partes firmantes y la ONU.

El pacto de Estocolmo alcanzado a mediados de diciembre por los rebeldes y el Gobierno con la mediación de la ONU estipuló un alto el fuego inmediato, que entró en vigor el día 18 de ese mes, y la retirada de las fuerzas de ambos bandos de la ciudad de Al Hudeida, su puerto y los de Selif y Ras Issa en un plazo inicial de 21 días desde el comienzo del cese de las hostilidades, que se ha retrasado hasta este mes. EFE

ajm-ijm/jsg