Parque científico uruguayo logra primera certificación de América Latina en gestión

29 de marzo de 2019
Parque científico uruguayo logra primera certificación de América Latina en gestión

Montevideo, 29 mar (EFE).- El Parque Científico y Tecnológico de Pando (PCTP) en Uruguay se convirtió en el primero de su tipo en América Latina en conseguir una certificación de su modelo de gestión de I+D (investigación y desarrollo), explicó este jueves a Efe su presidente, Fernando Amestoy.

Dicha certificación, otorgada por la Asociación Española de Normalización (Aenor), se produjo en el marco de la incorporación de servicios de Vigilancia e Inteligencia Competitiva como parte del Modelo de Aceleración de la Innovación (MAI) del parque.

Ese modelo, que fue llevado acabo por el PCTP junto al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), permite “sistematizar y ordenar todos los pasos que da el conocimiento desde que se genera en un laboratorio hasta que termina en el mercado”, señaló Amestoy.

Tras el reconocimiento obtenido por el parque, su presidente remarcó que siente “muchísimo” orgullo, ya que este muestra la “manera de trabajar” que llevan adelante, y que brinda “confianza” a los socios, clientes y empresas instaladas en el lugar.

“El estándar refleja la responsabilidad que estamos teniendo y como estamos tomando los temas de investigación y desarrollo”, subrayó Amestoy.

Asimismo, apuntó que el reconocimiento “es importante”, porque diversos estudios llevados a cabo en centros tecnológicos con esa certificación mostraron que estos soportaron mejor las crisis y presentaron “mayor potencial para internacionalizarse”.

El PCTP es una entidad con una junta directiva integrada por representantes de la Facultad de Química de la Universidad de la República (Udelar), la Cámara de Industrias del país austral, el Ministerio de Industria, Energía y Minería y la Intendencia del departamento de Canelones (sur), en el que se encuentra el parque.

Según explica un comunicado del parque uruguayo, el lugar es “un espacio articulador entre públicos y privados”, donde confluyen “la academia y el sector productivo” con el fin de “transformar el conocimiento” generado por científicos e investigadores uruguayos “en valor económico y social”.

Amestoy, además, destacó que en el lugar funcionan más de 20 empresas del país austral, brasileñas y de capitales españoles. EFE

scr/syr/cav