JOVEN MUERTO Y 34 HERIDOS POR VIOLENCIA EN BOLIVIA

6 de noviembre de 2019
JOVEN MUERTO Y 34 HERIDOS POR VIOLENCIA EN BOLIVIA

La Paz, 7 nov (EFE).- Un joven falleció en el hospital por las graves heridas que sufrió este miércoles en enfrentamientos en la región boliviana de Cochabamba, convirtiéndose en la tercera víctima mortal por la violencia en Bolivia desde las recientes elecciones.

Limbert Guzmán, de 20 años, había ingresado con muerte cerebral en un hospital de Cochabamba, en el centro del país, tras sufrir graves heridas en unos enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente del país, Evo Morales.

El parte médico indicó que el joven ingresó en el hospital Viedma con “traumatismo cráneo encefálico grave, fractura de base de cráneo y muerte cerebral”.

“Presentó un paro cardio respiratorio, que inmediatamente fue reanimado por más de 20 minutos y los esfuerzos fueron vanos falleciendo el paciente a horas 20:45”, hora local (01:45 GMT del jueves), señaló el informe.

La Defensoría del Pueblo de Bolivia, a través de Twitter, lamentó el fallecimiento “como consecuencia de los violentos enfrentamientos en el sector del puente Huayculi en la ciudad de Cochabamba”.

“Demandamos al Ministerio Público investigue y se sancione a los responsables de su muerte”, escribió la Defensoría en la red social.

El joven fallecido era uno de los 34 heridos en una ola de violencia desatada durante esta jornada en la región central de Cochabamba.

El comandante general de la Policía de Bolivia, Yuri Calderón, explicó a los medios en La Paz que la mayoría de los heridos lo fueron por contusiones de palos y piedras.

El jefe de la Policía afirmó que los heridos se produjeron en choques entre grupos de manifestantes en los que fueron utilizados explosivos.

La región de Cochabamba registró desde primera hora de la mañana hasta entrada la noche graves enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente Evo Morales.

Las protestas se suceden desde hace más de dos semanas en Bolivia después de que oposición y movimientos ciudadanos denunciaran fraude en el recuento de votos a favor del presidente tras los comicios del 20 de octubre.

El órgano electoral dio como vencedor para un cuarto mandato consecutivo a Evo Morales, pero la oposición y los comités cívicos del país no reconocen la victoria, exigen la renuncia del presidente y reclaman nuevas elecciones.

Al menos 34 personas resultaron heridas, una de ellas con muerte cerebral, en una ola de violencia desatada este miércoles en la región boliviana de Cochabamba, informaron fuentes policiales y sanitarias.

El comandante general de la Policía Bolivia, Yuri Calderón, explicó a los medios en La Paz que la mayoría de los heridos lo fueron por contusiones de palos y piedras, sin revestir gravedad mayormente.

Calderón aseguró que no hay constancia de fallecidos, en contra de algunas informaciones en redes sociales que daban por muerto a un adolescente, pero fue rescatado por la Policía del lecho de un río y trasladado a un hospital.

El adolescente, de unos 15 o 16 años, presentaba una herida en la cabeza por una pedrada, relató el jefe policial.

El jefe de la Policía Boliviana afirmó que los heridos se produjeron en enfrentamientos en ciudades cochabambinas como Vinto, en choques entre grupos de manifestantes en los que fueron utilizados explosivos.

La intervención policial “logró apaciguar” a los violentos con el empleo de gases lacrimógenos, apuntó.

Por su parte, Fernando Romero, responsable de comunicación del hospital Viedma de Cochabamba, declaró a los medios en esta ciudad que el caso más grave era el de un varón que ingresó “con postparo cardiorespiratorio”.

“Lamentablemente este paciente, según el informe del cirujano, tiene muerte encefálica”, señaló Romero, quien indicó que este hombre no contaba con documento de identificación al ingresar en el hospital.

La región de Cochabamba, en el centro de Bolivia, registró durante toda la jornada, desde primera hora de la mañana hasta entrada la noche, graves enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente boliviano, Evo Morales.

Una turba incendió la Alcaldía de la ciudad cochabambina de Vinto, cuya alcaldesa, la oficialista Patricia Arce, fue arrastrada por la calle, donde la rociaron pintura y la cortaron el pelo, hasta que fue rescatada por la Policía.

Otras ciudades de la región, como la propia Cochabamba y la vecina Quillacollo, registraron fuertes enfrentamientos entre afines a Morales, como cocaleros y mujeres indígenas, y detractores del mandatario, como trabajadores fabriles y movimientos cívicos.

Las protestas se suceden desde hace más de dos semanas en Bolivia después de que oposición y movimientos ciudadanos denunciaran fraude en el recuento de votos a favor del presidente tras los comicios del 20 de octubre.

El órgano electoral dio como vencedor para un cuarto mandato consecutivo a Evo Morales, pero la oposición y los comités cívicos del país no reconocen la victoria, exigen la renuncia del presidente y reclaman nuevas elecciones. EFE