Nuevo registro de muertos o desaparecidos en El Salvador

21 noviembre, 2019
Nuevo registro de muertos o desaparecidos en El Salvador

San Salvador, 21 nov (EFE).- La Fiscalía General de la República (FGR) de El Salvador lanzó este miércoles un sistema nacional para el registro de personas desaparecidas y de cadáveres con el apoyo del Instituto de Ciencias Forenses de Colombia.
La directora de la Unidad Especializada para Personas Desaparecidas de la FGR, Guadalupe de Echeverría, dijo a periodistas que la referida institución donó al país centroamericano un sistema especializado para realizar el referido registro.
De igual forma, el Instituto de Medicina Legal de El Salvador aportó otro sistema para “tener el registro de todas las personas desaparecidas”.
Señaló que estos programas permitirán establecer si los cadáveres catalogados como “no identificados” en el país pertenecen a alguna persona reportada como desaparecida.
El Salvador registró hasta mediados de septiembre más de 2.300 personas desaparecidas en medio de la violencia atribuida a las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha (MS13).
Datos de la Policía Nacional Civil (PNC) facilitados a Efe dan cuenta de que entre 2010 y 2016 desaparecieron unas 10.800 personas, una media de 4 al día, superior a las 8.000 desapariciones registradas durante la guerra civil (1980-1992).
Israel Ticas, uno de los forenses más reconocidos en el país, ha señalado en diferentes ocasiones que si una persona pasa más de ocho días desaparecida existe una alta probabilidad de que haya sido asesinada y enterrada en un cementerio clandestino.
En agosto pasado, el Ministerio Público exhumó 13 cadáveres de una fosa clandestino localizada en una localidad cercana a la capital y asediada por la pandilla MS13.
Este sitio se suma a los más de 150 cementerios clandestinos de las pandillas encontrados desde 2014 en diversas partes del país, con más de 220 víctimas de la violencia homicida.
El Salvador es uno de los países más violentos del mundo con tasas de asesinatos de 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes entre 2015 y 2018, muertes atribuidas principalmente a las pandillas.
Estas bandas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro Administraciones. EFE
hs/sa/cfa