Najib pide calma entre llamamientos de dimisión por escándalo de corrupción

21 de julio de 2016
Najib pide calma entre llamamientos de dimisión por escándalo de corrupción

Bangkok, 21 jul (EFE).- El primer ministro de Malasia, Najib Razak, pidió hoy que nadie saque conclusiones precipitadas, mientras la oposición reclamaba dimisiones, después de que EEUU revelase un robo multimillonario en el fondo de inversión 1Malaysia Development Berhard (1MDB), supervisado por el dirigente.

“Nos tomamos muy seriamente la declaración del Departamento de Justicia de EEUU (…) nos tomamos muy en serio el buen gobierno y la justicia seguirá su curso contra cualquier delito”, declaró Najib en Malasia, según el diario local The Star.

El primer ministro extendió el apoyo de su Gobierno al proceso abierto en Los Ángeles (EEUU).

El Departamento de Justicia estadounidense presentó el miércoles una denuncia civil para recuperar más de 1.000 millones de activos asociados con una conspiración internacional para lavar unos 3.500 millones de dólares robados al 1MDB.

Según el requerimiento, altos funcionarios del Gobierno malasio se apropiaron entre 2009 y 2015 de 1.000 millones de dólares y los blanquearon en EEUU a través de la compra de propiedades inmobiliarias, arte y joyas.

El fiscal general de Malasia, Mohamed Apandi Ali, señaló hoy que ninguna de las investigaciones que han efectuado han hallado pruebas de robo o desvío de fondos del 1MDB.

La empresa de inversión aseguró en un comunicado que “no tiene ningún activo en Estados Unidos y no se benefició de las distintas operaciones que se describen en la demanda”, al tiempo que ofreció cooperación plena a las autoridades estadounidenses.

Por su parte, el ex primer ministro malasio Mahathir Mohamad (1981-2003) y otros opositores reclamaron hoy la dimisión del jefe del Gobierno y el establecimiento de una investigación independiente.

Najib fundó 1MDB al poco de llegar al cargo de primer ministro, en 2009, como una cartera de inversión para contribuir al crecimiento de la economía.

Desde su creación hasta 2014, la entidad acumuló una deuda de 42.000 millones de ringit (unos 11.010 millones de dólares o 9.939 millones de euros).

A mediados de 2015, el diario The Wall Street Jorunal y el portal Sarawak Report denunciaron que Najib había recibido en sus cuentas bancarias privadas 681 millones de dólares en transferencias hechas por el citado brazo inversor.

Informaciones posteriores elevaron esta cantidad a más de 1.000 millones.

Najib y la compañía negaron la acusación y, tras una investigación de la comisión anticorrupción, el fiscal general de Malasia exculpó al gobernante, el pasado enero, de cualquier delito al atribuir el dinero en sus cuentas privadas a un donativo de la familia real de Arabia Saudí. EFE