Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina reabre con una propuesta renovada

13 de abril de 2019
Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina reabre con una propuesta renovada

Buenos Aires, 13 abr (EFE).- El Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina reabre este viernes sus puertas tras un trabajo de mejora arquitectónica y de una renovada propuesta en la exhibición de su rica colección, que incluye nuevas salas dedicadas al arte precolombino y colonial.

“Hicimos una reforma arquitectónica que propone otra circulación para la planta baja del museo y nuevas áreas”, dijo a Efe el director del museo, Andrés Duprat.

Las obras se iniciaron en 2016, pero el museo, uno de los principales de Buenos Aires, no se cerró al público sino hasta febrero pasado para trabajos de mayor envergadura, como la creación de una nueva sala dedicada a piezas precolombinas del noroeste argentino.

La reforma ordena la circulación del museo para que la experiencia del visitante sea más completa ya que ahora se puede iniciar el recorrido cronológico por el sector de arte europeo o bien por el que conduce a las obras prehispánicas, coloniales y de arte argentino del siglo XIX.

La sección de arte precolombina incluye unas 380 piezas utilitarias y rituales procedentes de la región noroeste de Argentina, de las culturas Ciénaga, Aguada, Condorhuasi, Alamito, Tafí, Santamariana y Candelaria, entre otras, datadas entre los siglos V antes de Cristo y XV.

En tanto, del período colonial, se destacan las denominadas Tablas de la Conquista de México, un total de 22 piezas en serie realizadas por Miguel Gonzáles entre 1696 y 1715.

Aunque el patrimonio del Bellas Artes cuenta con joyas de clásicos europeos como Rembrandt, Picasso o Goya, estas incorporaciones de arte americano enriquecen la propuesta para el visitante, con un panorama más completo del arte en estas tierras.

Los trabajos de renovación también incluyeron obras de accesibilidad, la recuperación del diseño original del museo del arquitecto Alejandro Bustillo, la puesta en valor de la fachada y la apertura de nuevo espacio dedicado a la tienda del museo.

La reapertura del Bellas Artes coincide con el lanzamiento de su calendario anual de exhibiciones temporales, que en 2019 tendrá varios platos fuertes.

“Es un año muy rico en exposiciones. Éste es un museo que es muy popular, viene muchísima gente que llena las salas”, celebró Duprat.

El calendario se abre con “Paisajes insumisos”, muestra de la argentina Diana Dowek (1942), y “Ninfas, serpientes, constelaciones”, dedicada al historiador de las imágenes alemán Aby Warburg (1866-1929).

Pero definitivamente “Pintura y memoria”, del reconocido artista argentino Carlos Alonso (1929), es la más impactante de las muestras temporales que se inauguran este viernes.

“Es un artista en actividad, tiene 90 años, y queríamos rendirle un homenaje porque es uno de nuestros próceres de la plástica”, destacó el director del Bellas Artes.

Duprat definió a Alonso como un “dibujante eximio y un grandísimo pintor”, con una obra “muy política y muy crítica del poder”.

La muestra homenaje, que podrá visitarse hasta el 14 de julio, reúne cincuenta obras, entre pinturas y collages, creados entre 1963 y 1989, muchas de las cuales -que datan de la época de la dictadura- impactan por la violencia reflejada en las imágenes.

Se trata, según Duprat, de una muestra “muy dura” porque Alonso fue un “testigo lúcido de unos años no exentos a la oscuridad del ser humano y plasmada de una manera genial” por el artista.

Un lugar destacado en esta exhibición tiene “Manos anónimas”, una instalación originalmente creada por Alonso en 1976 para una exposición en el Bellas Artes que nunca pudo ser exhibida debido al golpe de Estado del 24 de marzo de ese año.

Otras grandes exposiciones programadas para este año serán la dedicada al pintor uruguayo Pedro Figari (1861-1938), al escultor y pintor argentino Julio Le Parc (1928) y al también artista argentino César Paternosto (1931). EFE

nk/rgm/laa