Mueren once soldados en un nuevo ataque en el norte Burkina Faso

26 de diciembre de 2019
Mueren once soldados en un nuevo ataque en el norte Burkina Faso

Uagadugú, 26 dic (EFE).- Al menos once soldados murieron este martes en una emboscada en la provincia de Soum, situada en el norte de Burkina Faso, pocas horas después del ataque en el que murieron al menos 35 civiles y siete militares, indicaron hoy fuentes de seguridad.
La emboscada tuvo lugar en Hallalé, al sureste de Djibo, la capital de la provincia de Soum, zona donde son habituales los ataques yihadistas en este país de África occidental, indicaron fuentes de seguridad al medio local Infowakat.
Los soldados pertenecían al destacamento militar situado en Namissiguian (centro-norte) y se encontraban patrullando en la provincia de Soum en el momento de la emboscada.
Este incidente tuvo lugar pocas horas después del ataque en el que al menos 35 civiles, la mayoría mujeres, y siete militares, murieron cuando los terroristas atacaron el destacamento desplegado en Arbinda, una localidad de la región del Sahel, situada en el extremo norte de Burkina Faso.
Tras el ataque, el presidente del país, Roch Kaboré, decretó un duelo nacional de 48 horas.
Igualmente, en la respuesta por parte de las fuerzas de defensa y seguridad a este ataque murieron ochenta yihadistas, según un comunicado del Estado Mayor del Ejército burkinés.
La región de Burkina Faso más afectada por esta creciente inseguridad es la del Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Malí y Níger, siendo un foco habitual de ataques armados y secuestros.
Pero también ha habido ataques en otras zonas; de hecho en la provincia este, Burkina sufrió su peor ataque en noviembre, cuando hombres armados emboscaron un convoy de vehículos donde viajaban trabajadores de una mina canadiense y murieron 37 personas.
El terrorismo en este país de África occidental comenzó en abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a la red Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso Tambao, en el norte del país, que aún sigue desaparecido.
Desde entonces ha ido en aumento el número de ataques, atribuidos a grupos afiliados a Al Qaeda y al Estado Islámico (EI).
Burkina Faso es uno de los cinco países que componen la fuerza transfronteriza conjunta G5 Sahel -junto a Mali, Mauritania, Níger y Chad- con el objetivo de combatir el terrorismo yihadista en la región. EFE
tcs-mrgz/ie