Muere un policía colombiano durante “paro armado” de banda criminal

1 de abril de 2016
Muere un policía colombiano durante “paro armado” de banda criminal

Bogotá, 1 abr (EFE).- Un policía colombiano murió asesinado por miembros del Clan Úsuga, la mayor banda criminal del país, que comenzó un “paro armado” de 48 horas en la región de Urabá (noroeste), informaron fuentes oficiales.

“En las últimas horas un patrullero de la Policía, que se encontraba de civil e iba rumbo a una cita médica, fue asesinado por el Clan Úsuga”, indicó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, en rueda deprensa.

De acuerdo con medios locales, la muerte del uniformado se produjo en el municipio de Cértegui, departamento del Chocó.

El Urabá es una región inserta en los departamentos de Antioquia, Córdoba y Chocó, además de en la región colombo-panameña de El Tapón del Darién, que ha sufrido desde hace años los estragos de la violencia por las disputas entre guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes y bandas de delincuencia común.

“Decretamos un paro a partir de las 00 horas del 31 de marzo, hasta las 00 horas del 1 de abril de 2016. El paro es pacífico, por lo que invitamos a las comunidades en donde hacemos presencia para que nos acompañen, cesando todo tipo de actividades económicas, laborales y académicas”, dijo el grupo al margen de la ley en un panfleto que circuló esta semana en la zona del Urabá.

Un “paro armado” es una huelga promovida generalmente por grupos guerrilleros en determinadas zonas para impedir las actividades productivas, generalmente con prohibiciones de libre de circulación de vehículos y personas.

El Clan Úsuga, liderado por Dairo Antonio Úsuga David, alias “Otoniel”, aseguró en su panfleto que el paro busca conmemorar la muerte de Francisco José Morelo Peñate, alias “Negro Sarley”, quien falleció en un enfrentamiento con las autoridades el 24 de abril de 2013.

La banda invitó a la comunidad a protestar por “la crisis económica, social e institucional” que enfrenta el país, así como por la “corrupción, la negación al servicio de la salud y a una educación gratuita y de calidad”.

El balance entregado este jueves por el Ministerio de Defensa da cuenta de la captura de 33 miembros del clan en diferentes zonas del país durante las últimas 24 horas.

Por su parte, el comandante de la Policía en Urabá, coronel Javier Darío Sierra, comentó a medios locales que las autoridades se encuentran en “alerta” frente a la realización del paro y que 16 personas fueron capturadas en el departamento de Antioquia por estar relacionadas con la misma.

Asimismo, en Antioquia las autoridades reportaron la explosión de un artefacto en el municipio de Zaragoza que dejó a dos policías heridos.

En esta parte del país, también está obstaculizado el tráfico por la carretera que une Medellín con la costa Atlántica, en 20 municipios.

Finalmente, en la localidad de Istmina, en Chocó, varias casas amanecieron con sus paredes pintadas con letreros alusivos al grupo delincuencial y la carretera que conduce hasta la capital departamental, Quibdó, está bloqueada, aseguraron varios pobladores.

El Clan Úsuga surgió luego de la desmovilización de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), en 2006, y las autoridades consideran que cuenta con unos 2.650 miembros.

En las últimas semanas los miembros del Clan Úsuga han asesinado a siete policías en diferentes ataques lanzados en respuesta a una gran operación policial que comenzó hace más de un año con el objetivo de capturar a “Otoniel”.