Mitchell, primer jugador afroamericano en los Redskins, muere a los 84 años

6 abril, 2020
Mitchell, primer jugador afroamericano en los Redskins, muere a los 84 años

Washington, 6 abr (EFE).- El excorredor medio Bobby Mitchell, primer jugador afroamericano en firmar con los Redskins de Washington, murió este domingo a los 84 años de edad, de acuerdo al anuncio que hizo el Salón de la Fama del Fútbol Profesional (NFL).
Por su parte, Daniel Snyder, dueño del equipo, dijo a través de un comunicado oficial que “me entristeció mucho escuchar las noticias sobre el fallecimiento del gran Bobby Mitchell”.
Señaló que “fue un jugador e integrante del Salón de la Fama y representó a la organización de los Redskins de Washington con integridad durante más de 50 años”.
“Lo extrañaremos muchísimo. Nuestros pensamientos y oraciones están con su esposa Gwen y toda la familia Mitchell en estos momentos”, dijo.
David Baker, presidente y CEO del Salón de la Fama, dijo que “toda la familia del Pro Football Hall of Fame lamenta el fallecimiento de Bobby Mitchell”.
La bandera del Salón de la Fama en el campus del museo en Canton, Ohio, se izará a media asta en su memoria.
Mitchell comenzó su carrera profesional para los Browns de Cleveland en 1958, dándole a Cleveland uno de los ataques ofensivos más fuertes de la liga. Durante sus cuatro temporadas en Cleveland, Mitchell tuvo 3.759 yardas de scrimmage.
En 1962, los Browns intercambiaron a Mitchell con los Redskins. Esa temporada lideró la liga en recepciones (72) y yardas recibidas (1.384).
La siguiente atrapó 69 pases para liderar la liga con 1.436 yardas. También empató marca de la NFL con una recepción de touchdown de 99 yardas contra su exequipo.
Mitchell, seleccionado en la séptima ronda del sorteo en 1958, se retiró en 1969, terminando su carrera de 11 años en la NFL con 14.078 yardas. Tuvo 91 touchdowns, incluyendo 65 recepciones y 18 corriendo. Fue incluido en el Salón de la Fama en 1983.
Mitchell fue traspasado de Cleveland a Washington en diciembre de 1961 a cambio de Ernie Davis después de que Davis dijo que no jugaría para los Redskins.
Nueve meses después del intercambio, Mitchell, Leroy Jackson y John Nisby ayudaron a romper la única barrera de color restante de la NFL.
El propietario de los Redskins, George Preston Marshall, había dicho que muchos aficionados preferían ver jugadores blancos y rechazarían a los Redskins si tuvieran un jugador afroamericano.
Sin embargo, bajo la presión del entonces comisionado de la NFL, Pete Rozelle, y de la administración demócrata del presidente John F. Kennedy, los Redskins finalmente accedieron a la integración.
En su primer partido con el equipo, Mitchell atrapó seis pases para 135 yardas y dos touchdowns y tuvo un retorno de 92 yardas para una anotación en un empate (35-35) ante los Cowboys de Dallas.
En su primer partido en casa, en el estadio D.C., Mitchell registró siete atrapadas para 147 yardas y dos anotaciones contra los Cardenals de San Luis.
“Estás actuando para un grupo de personas y no estás seguro de si te quieren, así que tuve muchas emociones encontradas durante ese partido”, declaró Mitchell al New York Times.
Mitchell se convirtió en una selección All-Pro del primer equipo en su temporada de debut en Washington. Lideró la NFL en yardas receptoras, con 1.384, y lideró la liga nuevamente en 1963, con 1.436. En 1964, junto con el nuevo mariscal de campo de los Redskins, Sonny Jurgensen, Mitchell tuvo los 10 mejores touchdowns de recepción de la NFL.
Pero en declaraciones al New York Times, dijo que sus primeros tres años en Washington fueron difíciles, especialmente para su esposa y sus dos hijos.
Recordó que algunas tiendas y restaurantes se negaron a atenderlos, dijo, y hubo periodistas deportivos que le comentaron que sus editores les habían ordenado que no escribieran reportajes sobre él o votaran para que fuera un All-Pro.
Aun así, el equipo comenzó a agregar más jugadores afroamericanos y continuó mejorando.
Después de que terminó su carrera como jugador, Mitchell se unió a los Redskins como explorador bajo las ordenes del entonces entrenador Vince Lombardi. Pasó 35 años en la oficina principal del equipo, ascendiendo al cargo de asistente del gerente general.
En una entrevista en “60 Minutes Sports” de Showtime, en 2015, dijo que entendió muy rápidamente al firmar en Washington que “no había nadie en esta ciudad acostumbrado a tener una estrella negra”.
Mitchell creció en Hot Springs (Arkansas), jugó béisbol en la escuela secundaria y también atletismo y fútbol en la Universidad de Illinois.EFE
vmc/mbj/jpd