Minsk propone reforma constitucional y elecciones presidenciales para 2022

9 de septiembre de 2020
Minsk propone reforma constitucional y elecciones presidenciales para 2022

Moscú, 9 sep (EFE).- Las autoridades de Bielorrusia proponen como salida a la crisis en la antigua república soviética una amplia reforma constitucional y la convocatoria de elecciones legislativas y presidenciales para 2022, informa el diario ruso RBK.

La reforma constitucional, que será votada por los bielorrusos en referéndum, reducirá las facultades del jefe del Estado en favor del Gobierno y el Parlamento.

Esas propuestas fueron planteadas a finales de agosto por el representante bielorruso ante la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Minsk mantiene que la reforma constitucional es la única vía de salida a la crisis, aunque la oposición mantiene que es un instrumento para ganar tiempo y, de esa forma, aplazar sine die el cumplimiento de sus principales demandas: elecciones libres y la renuncia del poder de Alexandr Lukashenko.

Además, se liberalizará el sistema político, de forma que los partidos tendrán mayores prerrogativas para influir en la vida del país, y se modificará la legislación electoral.

Según el periódico, dichas enmiendas ya han sido preparadas por el Tribunal Constitucional, pero el presidente aún no les ha dado su visto bueno.

La fuente destaca que Rusia considera que dichas propuestas son similares a las demandas de la oposición, aunque la diferencia es que se implementarán cuando la situación se haya calmado.

Otro asunto pendiente son las garantías de seguridad que debe recibir Lukashenko antes de abandonar el poder, como ocurriera en Rusia con Boris Yeltsin cuando le cedió la Presidencia a Vladímir Putin.

En una entrevista con medios rusos, Lukashenko admitió hoy que se ha eternizado en el poder, pero descartó que vaya a abandonar el cargo “así como así” debido a la presión de las protestas antigubernamentales.

“Sí, quizás he estado un poco de más en la poltrona. Sí. Pero, efectivamente, sólo yo puedo ahora defender Bielorrusia”, afirmó.

Lukashenko, que llegó a la Presidencia bielorrusa en 1994, lo que le convierte en el dirigente europeo que lleva más tiempo en el cargo, advirtió de un posible baño de sangre si deja el poder.

“Yo no me iré así como así. Dediqué un cuarto de siglo a construir Bielorrusia. No voy a tirar todo por la borda de buenas a primeras. ¡Además, si me voy, se cepillarán a mis partidarios!”, afirmó.

Lukashenko también justificó la detención hoy de la dirigente opositora María Kolésnikova, desaparecida desde el lunes, aduciendo que esta había intentado huir ilegalmente a Ucrania.

En cambio, la oposición mantiene que Kolésnikova fue secuestrada por las fuerzas de seguridad y obligada a abandonar el país, a lo que ella se negó rompiendo el pasaporte.

Miles de personas pidieron hoy su inmediata liberación en las calles de Minsk, donde la policía detuvo a un número de indeterminado de manifestantes al considerar que el acto era ilegal. EFE

io/acm