Ministro Náñez: honrar a Ramón Palomares es llevar su obra a escuelas y liceos

7 de marzo de 2016
Ministro Náñez: honrar a Ramón Palomares es llevar su obra a escuelas y liceos

AVN.- El Ministro del poder popular para la Cultura, Freddy Náñez, afirmó que las instituciones del Gobierno venezolano fomentarán la divulgación de la insigne obra literaria de Ramón Palomares, escritor, poeta y docente nacido en Trujillo, que falleció este fin de semana en Mérida, región andina de Venezuela.

“Extendemos nuestro abrazo y nuestro compromiso de continuar esa obra, que Ramón Palomares sembró, de darla a conocer en las escuelas y liceos del país”, expresó este domingo el titular de Cultura, quien encabezó la comitiva gubernamental presente en las exequias realizadas en Mérida.

Ramón Palomares, quien nació el 7 de mayo de 1935 en Escuque, estado Trujillo, recibió en vida el Premio Nacional de Literatura, en 1974; el Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora, en 2006; y el Premio Iberoamericano de Literatura en 2010.

Al cierre de su honroso ciclo de vida, consagrado a las letras, al humanismo y a la docencia, Palomares fue investido con la Orden Libertadores y Libertadoras en su primera clase, distinción póstuma que le confirió el Ejecutivo Nacional, por sus méritos y contribuciones a las luces patrias.

“Hemos venido poetas, escritores y amigos, de parte del presidente Nicolás Maduro, para honrar a nuestro gran poeta, querido amigo y padre, Ramón Palomares, con la distinción más alta que otorga la República, a los venezolanos y venezolanas que han dado su vida y han empeñado su obra en hacer más grande y poderoso el espíritu nacional”, resaltó Náñez.

El saludo último y eterno

Amigos, familiares, admiradores, alumnos y paisanos andinos participaron en los homenajes y sentida despedida a Ramón Palomares, ceremonial al que acudieron distintas personalidades del ámbito cultural e institucional venezolano.

Tarek William Saab, Defensor del Pueblo, acudió a la entidad como amigo y representante del Poder Ciudadano.

Destacó el carácter reflexivo, humano y militante de Palomares en las causas progresistas, así como su grandeza literaria y la coherencia de su vida y de su obra.

“Venezuela ha perdido al más grande de todos sus poetas, a quien revolucionó el lenguaje en los años 50 y 60, porque capturó el habla campesina y ancestral andina y convirtió a Escuque, al páramo andino, en lugares universales (…) lo hizo desde el habla ingenua de un niño, pero siendo un hombre reflexivo”, resaltó.

El gobernador de Trujillo, Henry Rangel Silva, dijo que las gobernaciones de Trujillo y de Mérida, están solidarizadas con la familia de Palomares, y comprometidas a enaltecer la herencia literaria que vive en libros, poemas y reflexiones del poeta.

“El pueblo trujillano me envió en su representación, a la despedida de quien ha sido un gran hombre y un brillante trujillano, que con su pluma iluminó todos los espacios donde hizo vida”, expresó.

Por su parte, el mandatario estadal merideño, Alexis Ramírez, extendió el mensaje de solidaridad al gremio académico, a los escritores y poetas de la región andina, entre quienes se cuentan muchos que trascendieron la estima de alumnos y alcanzaron una profunda amistad con el entrañable escritor trujillano.

“Quedará para la historia y para nosotros su legado, aunque trujillano (Palomares) es querido por nosotros acá en Mérida”, resaltó el mandatario estadal en alusión a la amplia identificación que siente el pueblo con la obra y escritos de Ramón Palomares.

Los propios escritos del ilustre poeta, sirvieron de esquela, epitafio y despedida: “Si alguna vez dentro de muchos años, alguien sintiera deseos de encontrarme, habré de estar allí, bajo el trébol, o arriba, volando en los follajes junto al aire que reza un profundo deseo de Dios”, escribió Palomares en su obra Mérida, elogio de sus ríos (1985)

Adiós Escuque (1975), Alegres Provincias (1988), Elegía 1830 (1980), El viento y la piedra (1984) y Vuelta a casa (2007), destacan en su obra pasada y reciente.