Ministro del Posconflicto colombiano conoce proyectos agrícolas para la paz

4 de marzo de 2016
Ministro del Posconflicto colombiano conoce proyectos agrícolas para la paz

San José del Guaviare (Colombia), 4 mar (EFE).- El ministro del Posconflicto de Colombia, Rafael Pardo, conoció hoy uno de los muchos proyectos agrícolas que, impulsados por la Unión Europea, han dejado atrás la coca para desarrollar cultivos legales, una experiencia que puede expandirse si se firma la paz con las FARC.

Pardo visitó la finca Sinaí, en la vereda de San Francisco, en San José del Guaviare, capital del departamento del Guaviare (sur), que tras años de sembrar coca ahora produce caucho, maderable y piñas, además de acoger un modesto número de cabezas de ganado.

Sinaí forma parte de los proyectos que financia la Unión Europea (UE) dentro del Programa Territorios de Paz, una de sus iniciativas para construir la paz en las regiones que Bruselas desarrolla desde hace dos décadas.

“La idea de estos proyectos que ya están maduros, que se sabe qué funciona y qué no funciona, y en qué tierras, es precisamente poderlos expandir, hacer una fase de expansión para que muchos más campesinos tengan esta posibilidad”, dijo Pardo a Efe.

El ministro destacó que son “muy importantes” esos modelos probados “porque muestran realmente qué se puede hacer”.

“No se llega a improvisar sino a aplicar modelos productivos concretos que han funcionado”, apostilló.

Pardo recorrió la finca junto a la directora del Departamento de Prosperidad Social (DPS), Tatyana Orozco, y el dueño de la finca, Francisco Mosquera, que dejó las tres hectáreas de hojas de coca que cultivaba cuando el Ejército empezó a asperjar sus tierras con glifosato.

“Todo ese terreno ahora plantado con árboles de caucho era coca. Pero dejó de compensar, el glifosato perjudicaba a los animales y a mi familia y decidí dejarlo”, explicó a Efe Mosquera.

El potente herbicida formaba parte de la estrategia del Plan Colombia, un programa de cooperación militar con Estados Unidos creado hace quince años para combatir el narcotráfico.

Ahora, Mosquera ha diversificado sus cultivos para que, mientras pasan los más de cinco años que necesita para que el caucho dé rendimiento, poder generar ingresos para vivir.

En la visita a la finca Sinaí también participó la encargada de Negocios de la UE en Colombia, Rachel Brazier, quien destacó la aportación que puede hacer el organismo en el posconflicto por su amplia experiencia sobre el terreno.

“La UE ha trabajado 20 años en esto, realmente es ese tipo de proyectos donde podemos añadir valor moviéndonos a un escenario de posconflicto”, sostuvo.

Otros representantes de agricultores de cacao y caucho aprovecharon la ocasión para exponer al ministro el enorme potencial de esos cultivos en el Guaviare, que durante décadas ha sido uno de los epicentros de los cultivos de coca colombiana.