Milicias libias detienen a un líder del Estado Islámico en el sur del país

15 de marzo de 2021
Milicias libias detienen a un líder del Estado Islámico en el sur del país

Trípoli, 15 mar (EFE).- Milicias afines al mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del este de Libia, arrestaron hoy en la ciudad meridional de Ubari a un hombre identificado como Muhamad Mailed Mohamad, alias “Abu Omar”, considerado uno de los cabecillas del Estado Islámico, informó el portavoz de las milicias del este, Ahmed al Mismari.

Según la fuente, la detención se produjo poco antes de que aviones de combate no identificados bombardearan un edificio en esa localidad, próxima a la frontera con Argelia y uno de los centros de tránsito más importantes en las rutas de la migración irregular en el Sahel, donde abunda el contrabando de combustible, armas y otros productos y el movimiento de los grupos radicales en la región.

“Abu Omar fue uno de los líderes más prominentes de Daesh (durante la ocupación) en Sirte (2015-2016), y esta detención supone una gran victoria para el Ejército Nacional Libio (LNA) en su lucha contra el terrorismo”, afirmó Al Mismari sin ofrecer más detalles.

Ubari, bajo control de líderes tribales tuareg, ya ha sido escenario en otras ocasiones de operaciones áreas por parte de los drones que tiene desplegados en el Mediterráneo la fuerza especial de Estados Unidos para África (AFRICOM) en el marco de la lucha contra el terrorismo internacional.

Según explicaron fuentes de Seguridad, el bombardeo se produjo de madrugada y destruyó un edificio en el centro de la ciudad, sin que hasta el momento se haya informado de posibles víctimas.

“Fueron cuatro ataques contra un objetivo en el barrio de Sharb que han causado graves daños materiales. Una de las casas quedó prácticamente destruida y otras a su lado sufrieron daños. Este barrio ya fue bombardeado así hace cuatro meses por parte del AFRICOM”, detalló la fuente.

El arresto se conoce apenas 24 horas de que jure el cargo en la ciudad oriental de Bengasi, capital de este Libia, el nuevo Gobierno Nacional de Unidad, fruto del proceso de reconciliación que emprendió hace seis meses la ONU y que pondrá fin a siete años de división política y guerra civil.

Libia es un estado fallido, víctima de la caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los heterogéneos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Además, se ha convertido en el principal trampolín de la migración irregular en la ruta del Mediterráneo Central, la más mortífera del mundo, y en un gran hipermercado del contrabando de combustible, personas y armas que articula la economía corsaria que domina el Sahel, la nueva frontera sur de Europa.

Asimismo, es escenario de una guerra multinacional en la que luchan por la influencia en la región Turquía, Rusia, Francia, Italia, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Sudán y Arabia Saudí a través de milicias locales y miles de mercenarios extranjeros. EFE