Messi disipa las dudas del Barça; el Sevilla sigue enganchado

22 de diciembre de 2019
Messi disipa las dudas del Barça; el Sevilla sigue enganchado

José Antonio Pascual
Madrid, 22 ene (EFE).- Leo Messi, con un disparo marca de la casa, volvió a disipar las dudas que atormentaban al Barcelona cuando el Alavés amenazaba con la remontada en el Camp Nou y liquidó el último encuentro de 2019 (4-1) para acabar en lo más alto de LaLiga Santander, a la espera de que el Real Madrid reciba al Athletic, en tanto que el Sevilla sigue empeñado en demostrar que puede ser una alternativa.
El delantero argentino, con su gol 50 del año, otra vez tras posicionarse hacia el borde del área y lanzar un tremendo zurdazo con rosca, cercenó la reacción del conjunto vitoriano, que había aprovechado el aletargamiento del equipo de Ernesto Valverde tras el descanso para, con un preciso remate de cabeza de Pere Pons, y varias ocasiones a continuación, poner en duda un triunfo que parecía cómodo tras una plácida primera parte.
Tras el empate a cero en el clásico del miércoles, en el que fue superado en el juego por el Real Madrid, Valverde devolvió a la titularidad a Sergio Busquets y también incluyó en el once al chileno Arturo Vidal. Su equipo salió más metido ante un Alavés que le otorgaba más facilidades que su eterno rival.
No tardó el francés Antoine Griezmann, uno de los más flojos ante el Real Madrid, en abrir la lata (m.14). Vidal, como el galo a pase del uruguayo Luis Suárez, cerró el primer tiempo (m.45) con un tremendo disparo cruzado para sellar el 2-0 y vislumbrar un triunfo fácil.
No fue así porque el Alavés aprovechó el ligero bajón azulgrana. Pere Pons acortó distancias y a continuación el cuadro vitoriano rozó incluso el empate. Como tantas veces, no tardó en aparecer Messi con un gol tan repetido como indetectable para las defensas y los porteros rivales (m.69) y acabó por sentenciar el encuentro que quedó cerrado con un penalti decretado por el VAR transformado por el hasta entonces ‘asistente’ Luis Suárez (m.75).
Triunfo en cierto modo balsámico para el Barcelona, que despedirá el año como líder salvo que el Real Madrid gane por seis goles al Athletic en el último encuentro de 2019, aunque ese tramo inicial del segundo periodo puso en peligro el encuentro. Para su fortuna tiene a Messi.
El Sevilla parece, a estas alturas de temporada, el único capaz de seguir el ritmo de los dos grandes. De momento, con su triunfo en Son Moix ante el Mallorca (0-2), se ha garantizado empezar 2020 como tercer clasificado.
Tras dos tropiezos consecutivos no se podía permitir un tercero el cuadro de Julen Lopetegui. Y no lo tuvo fácil ante el necesitado Mallorca, que acabó clamando contra el VAR y varias decisiones adoptadas. Reclamó, entre otras cuestiones, un manotazo del brasileño Diego Carlos en la cara a Baba cuando el brasileño marcó el 0-1 (m.20), y tampoco estuvo conforme con la señalización, con ayuda del videoarbitraje, de un penalti que, transformado por el argentino Ever Banega (m.63), significó el 0-2.
Los hombres de Vicente Moreno fueron una dura oposición para el cuadro sevillista, en el que reapareció, después de tres partidos de sanción, el argentino Lucas Ocampos, que no tuvo su partido más brillante, pero que aportó, como siempre, un gran trabajo en ataque y en defensa. El Mallorca luchó con todo. Reclamó también por la anulación de un gol del croata Ante Budimir. Pero a la postre no pudo con el mejor visitante de LaLiga Santander y encadenó cinco encuentros sin ganar. Además podría caer a la zona de descenso este domingo si puntúa el Celta en el campo del Levante.
El Villarreal ratificó su triunfo ante el Sevilla de la pasada jornada y frenó en seco al Getafe, que se mantiene cuarto pero podría ser rebasado por el Atlético de Madrid y la Real Sociedad. Un tanto de Moi Gómez frustró al equipo de José Bordalás, que además se quedó en inferioridad numérica a falta de media hora por la expulsión del uruguayo mathias Olivera.
Para el ‘submarino amarillo’, que puso fin a su sequía en el estadio de La Cerámica, supone dar un paso muy importante para acercarse a los puestos europeos, mientras que para el equipo madrileño es un parón después de siete encuentros sin perder (no caía desde el 1-0 sufrido ante el Sevilla).
Manu Vallejo, en el minuto 94, evitó que el Valencia perdiera en Valladolid por primera vez tras más de dieciséis años. El joven atacante remachó un balón para sellar un 1-1 que es muy poco rédito para lo mostrado por los jugadores de Sergio González, necesitados de la victoria en su lucha por alejarse del peligro.
Sergi Guardiola de falta directa (tuvo que ser ratificado por el VAR porque el meta Jaume Domenech había sacado el balón) a los 83 minutos, parecía haber sellado el triunfo del cuadro pucelano. No se rindieron los de Albert Celades y esta vez la prolongación les fue propicia, al contrario que la semana pasada ante el Real Madrid, cuando dejaron escapar el triunfo. Las tablas les mantienen a las puertas de las plazas europeas. EFE
jap/asc
(FOTO)