Masivas protestas contra Netanyahu tras tres semanas de confinamiento

11 de octubre de 2020
Masivas protestas contra Netanyahu tras tres semanas de confinamiento

Jerusalén, 11 oct (EFE).- Decenas de miles de israelíes se manifestaron en hoy en todo el país para pedir la renuncia del primer ministro, Benjamín Netanyahu, y expresar su malestar frente a la gestión gubernamental de la pandemia tras tres semanas de un confinamiento nacional.

Esta protesta, que tuvo lugar en puentes e intersecciones de todo Israel, es la tercera de la semana y, según medios locales, la más masiva de los cinco meses consecutivos de manifestaciones semanales contra el mandatario.

Tal como viene sucediendo desde hace diez días, las protestas de hoy estuvieron condicionadas por las fuertes restricciones impuestas por el Gobierno a finales de septiembre, que prohíben a los participantes desplazarse más allá de un kilómetro de sus domicilios.

Esta decisión no hizo más que sacar a más gente a las calles, contra lo que muchos consideran una medida “draconiana” y, según el movimiento Banderas Negras, parte importante de las protestas, hoy fueron más de 200.000 personas las que se manifestaron.

Dos de las concentraciones más multitudinarias tuvieron lugar en la plaza Habima de Tel Aviv y frente a la residencia de Netanyahu, en Jerusalén. En ambas se registraron enfrentamientos entre manifestantes y la Policía, algo que viene sucediendo desde hace meses y que ha motivado fuertes críticas que acusan a las Fuerzas de Seguridad de violencia.

En Jerusalén, la calle Balfour, donde está la residencia oficial del primer ministro y que hasta hace poco albergaba grandes concentraciones que bloqueaban las calles y copaban el barrio de Rehavia, contó con unos varios cientos de manifestantes, en su mayoría jóvenes, todos con mascarilla pero pocos respetando la distancia de dos metros entre personas.

Al igual que durante casi todos los sábados de los últimos cinco meses, los participantes cantaron, bailaron e hicieron ruido con bombos, tambores, trompetas y cacerolas.

Las canciones de siempre, “Netanyahu a casa” y “No nos rendiremos hasta que renuncies” acompañaron a una gran diversidad de carteles, tanto contra el jefe del Gobierno como contra el confinamiento.

“Vine para luchar por la democracia israelí, para que los líderes de este país entiendan que es hora de cambiar. Están destruyendo la economía, la salud y la confianza de la gente. Es hora de que se vayan a casa”, dijo a Efe Ron Aran, uno de los manifestantes, que agregó que el confinamiento actual es “absolutamente político” y que “aunque puede que haya una razón sanitaria, esta está siendo utilizada” en beneficio de los intereses de las autoridades.

“Estoy cansada de esta situación, en la que tanta gente no tiene trabajo ni estabilidad”, explicó a Efe Ortal, otra de las participantes de Jerusalén. Su problema, dijo, no es específicamente con Netanyahu sino con cómo el Ejecutivo a gestionado la pandemia y los daños que el confinamiento está causando a la población.

El Likud, partido del primer ministro, se refirió hoy a las protestas en un comunicado donde dijo que “mientras la izquierda se sigue manifestando, Netanyahu continúa salvando la vida de ciudadanos israelíes”. EFE

pd/aca/dm