Maduro: Colombia empieza a transitar en la construcción de un mundo de paz

24 de junio de 2016
Maduro: Colombia empieza a transitar en la construcción de un mundo de paz

Caracas, 24 Jun. AVN.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, indicó que el acuerdo al cese bilateral del fuego y la dejación de armas entre las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia – Ejército del Pueblo (Farc-EP) y el Gobierno de Colombia, firmado este jueves en La Habana, Cuba, forja un nuevo camino para la paz de la nación neogranadina.

“Este acuerdo de paz significa abrirle la oportunidad a que se supere el conflicto armado más antiguo que hay en el continente y en el mundo y Colombia empiece a transitar en la construcción de un mundo de paz”, dijo el Jefe de Estado, quien agregó “está triunfando la voluntad de paz y no podemos dejar que esa voluntad sea torpedeada”.

En declaraciones transmitidas por VTV, Maduro señaló que la firma de este acuerdo es un paso histórico para la nación neogranadina, así como recalcó el compromiso de Venezuela por continuar en este camino para la construcción de la paz en Colombia, dado que en la nación suramericana residen más de cinco millones de colombianos, desplazados por el conflicto armado.

“La victoria de la paz de Colombia es la victoria de la paz en Venezuela”, recalcó el Mandatario Nacional. Desde La Habana ratificó la vocación de paz del Gobierno Bolivariano, cuando en 2010, por iniciativa los líderes socialistas Hugo Chávez y Fidel Castro se comenzaron los trámites de negociaciones entre el gobierno colombiano y el grupo insurgente. “Desde ese día se selló un pacto de paz. Estamos comprometidos con la paz de Colombia”, enfatizó.

En este proceso, Cuba y Noruega participan como garantes, mientras que Chile y Venezuela están como acompañantes.

Este acuerdo de paz contiene tres puntos esenciales para el fin del conflicto, entre ellos el cese de hostilidades y el definitivo alto al fuego bilateral, así como la dejación de armas por parte de las Farc-EP, que será verificado por la ONU, a través de su Consejo de Seguridad.

Con este acuerdo se espera poner el fin definitivo a uno de los conflictos armados internos más prolongados de la historia y la última en Latinoamérica. Esta guerra de más de 50 años ha dejado un número incalculable de víctimas y millones de desplazados.