Lukashenko busca un sexto mandato en las presidenciales bielorrusas

9 de agosto de 2020
Lukashenko busca un sexto mandato en las presidenciales bielorrusas

Moscú, 9 ago (EFE).- El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, busca hoy, domingo, la reelección en unos comicios presidenciales en los que su principal rival es Svetlana Tijanóvskaya, la candidata de la oposición unificada.
Casi siete millones de bielorrusos son llamados a las urnas, aunque más de un tercio de los electores pudieron ejercer su derecho al sufragio por adelantado desde el pasado 4 de agosto.
Los colegios electorales abrieron a las 08.00 hora local (05.00 GMT) y cerrarán dentro de 12 horas, cuando se publicarán sondeos a pie de urna.
Lukashenko, en el poder desde 1994 y que modificó la Constitución en varias ocasiones para poder presentarse a la reelección sin límite, busca un sexto mandato.
Hace cinco años el candidato oficialista recibió más del 83 % de los votos y el segundo candidato más votado fue una mujer, Tatiana Korotkevich, con menos del 4,5 % de los sufragios.
En cambio, aunque las encuestas están prohibidas, los analistas creen que Lukashenko ya no cuenta con el mismo respaldo popular que antaño, en gran medida debido a su gestión de la COVID-19, ya que nunca admitió la magnitud de la pandemia y los riesgos de un contagio, lo que provocó un gran descontento popular.
Otro de los motivos es el estancamiento de la economía nacional, que se contraerá este año un 4 %, según el Banco Mundial, la mayor caída desde que Lukashenko llegara al poder.
Además, Lukashenko ha sido muy criticado por la detención de los dos principales candidatos opositores y el rechazo del registro de un tercero, que se ha exiliado.
La oposición se ha aglutinado en torno a Tijanóvskaya, cuyo marido, Serguéi Tijanovski, el bloguero más popular del país, está en prisión desde hace tres meses.
Tijanóvskaya, de 37 años y que ha tenido que enviar a sus dos hijos a un países europeo por motivos de seguridad, no ha podido celebrar actos electorales esta semana en Minsk ante las trabas oficiales.
Con todo, ha instado a los bielorrusos, “civiles y de uniforme”, a que renuncien a la violencia para evitar la repetición de los disturbios postelectorales de 2010.
“Somos gente pacífica. Nuestra fuerza está en la unidad y el amor por nuestro país. Somos mayoría y no necesitamos sangre en las calles de nuestras ciudades”, dijo el sábado en una alocución por vídeo.
A su vez, se dirigió a los efectivos de las fuerzas de seguridad, a los que llamó a desobedecer órdenes “criminales”.
“Sé que la gente de uniforme también desea el cambio (…) miren el calendario, es 2020 y no la Edad Media”, proclamó.
Y a los miembros de las comisiones electorales les llamó a actuar “según les dicte la conciencia” y a realizar “un recuento honesto de los votos”.
El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, elogió el viernes la movilización política “pacífica” entre los bielorrusos en favor de unas elecciones democráticas y condenó como “inaceptables” las restricciones a la libertad de reunión y la detención de opositores, observadores y periodistas.
“La soberanía e independencia de un país sólo se puede fortalecer con unas elecciones pacíficas, libres y justas”, dijo.
Para evitar el fraude, la oposición ha llamado a sus partidarios a votar sólo el domingo y fotografiar su papeleta con el fin de realizar un recuento paralelo en Minsk y las principales ciudades del país a través de un programa informático en el que se han registrado casi un millón de personas.EFE
io/aj/ig