Los kurdos esperan expulsar al EI de la ciudad siria de Al Raqa en semanas

14 de octubre de 2015
Los kurdos esperan expulsar al EI de la ciudad siria de Al Raqa en semanas

Beirut, 14 oct (EFE).- La principal milicia kurdo siria, Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo), espera expulsar “en semanas” al grupo terrorista Estado Islámico (EI) de su principal bastión en Siria, la ciudad de Al Raqa, informa hoy el diario árabe Al Hayat.

El líder de las YPG, Sipan Hamu, declaró al rotativo que “hay contactos con la coalición internacional (liderada por EEUU) para definir la hora cero de la expulsión del EI de Al Raqa, que se espera que sea en semanas”.

Las YPG anunciaron ayer la creación de una nueva formación, la Fuerza Siria Democrática, integrada por combatientes kurdos, árabes y asirios -un grupo étnico de credo cristiano.

La milicia kurdo siria, que recibe ayuda de EEUU, ha tomado esta medida después de que el viernes el Pentágono anunciara que iba a modificar su programa de entrenamiento a decenas de miles de rebeldes sirios para combatir al EI.

Por su parte, el presidente de la principal formación política kurdo siria, el Partido de la Unión Democrática (PYD), Saleh al Muslem, declaró a Al Hayat que la nueva coalición “debe expandirse para incluir a todas las fuerzas laicas y democráticas de Siria, lejos del extremismo”.

Según el periódico, la Fuerza Siria Democrática, que está integrada por ocho grupos, cuenta con unos 50.000 combatientes.

Ayer, la cadena de televisión estadounidense CNN informó, citando a funcionarios de su país, que EEUU había entregado por vía aérea 50 toneladas de munición a grupos rebeldes en el norte de Siria, en un intento urgente de reformular el fallido programa de entrenamiento de milicias opositoras.

Un avión de transporte C-17, escoltado por cazas, lanzó toneladas de munición, granadas y otro tipo de material en un punto de la provincia de Al Hasaka a un grupo rebelde apoyado por Estados Unidos conocido como la Coalición Siria-Árabe, indicaron las fuentes. EFE