Los centros de identificación de refugiados funcionarán en un mes en Grecia

11 de octubre de 2015
Los centros de identificación de refugiados funcionarán en un mes en Grecia

Atenas, 11 oct (EFE).- Cinco centros de identificación de refugiados se pondrán en marcha el próximo mes en Grecia, anunciaron hoy en Atenas el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramópulos, y el ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, país que desempeña la presidencia semestral de la UE.

Los dos altos cargos europeos destacaron en una rueda de prensa, junto al ministro adjunto de Migración griego Yanis Muzalas, el papel importante de los centros de identificación, denominados “puntos críticos” y cuya puesta en marcha ya estaba prevista.

En estos centros, que se instalarán en las islas que sirven de principal puerta de entrada a Europa (Lesbos, Quíos, Samos, Kos y Leros) se registrarán, identificarán y tomarán las huellas dactilares de quienes llegan con el objetivo de separar de entrada a todos los que no tengan visos de obtener derecho a asilo.

Asselborn anunció que el primer punto crítico en Grecia “será puesto en marcha en los próximos días en la isla de Lesbos” mientras Muzalas aseguró que en un mes estarán operativos los otros cuatro.

El ministro de Luxemburgo recalcó la importancia de estos centros para “saber quién llama a la puerta de Europa”.

Asselborn destacó además la importancia de un control europeo común de las fronteras exteriores de la Unión Europea.

“Con ello no se viola la soberanía nacional. Si no hay un control común razonable de nuestras fronteras exteriores, civil y no militar, en unas semanas el acuerdo de Schengen se derrumbará”, advirtió el ministro de Luxemburgo.

Asselborn pronosticó que la crisis de los refugiados durará una década.

Respecto a la reubicación de los refugiados, el ministro de Luxemburgo dijo que se trata de una decisión europea y “los 28 estados miembros deben respetarla”.

Avramópulos recalcó que los puntos críticos son centros comunes de los mecanismos europeos (Frontex, Europol, Eurojustice) y de las autoridades nacionales para la recepción y la identificación de los refugiados según las reglas de la política común de migración.

“No se trata de centros de acogida, tampoco de centros de detención”, precisó el comisario.

Avramópulos rechazó que los estados miembros vayan a tener un papel determinante en la selección de los refugiados que aceptarán en su suelo, lo que de ser así hubiera entrañado el peligro de que en países como Italia y Grecia se quedaran aquellos que nadie quiere.

“Las decisiones sobre la reubicación serán tomadas en los puntos críticos, según las reglas europeas”, recalcó el comisario.

Muzalas, por su parte, destacó que el proceso de reubicación “no puede tener características de tráfico humano”.

“No es posible que un Estado miembro pida un número determinado de familias, que tengan que ser cristianas y tengan, por ejemplo, dos hijos”, dijo el ministro griego.

Muzalas explicó que, además de los cinco puntos críticos en las islas de Lesbos, Quíos, Samos, Leros y Kos, habrá un centro de coordinación instalado en el puerto de El Pireo.

El ministro griego añadió que en periodos de gran afluencia de refugiados a las islas el registro de una parte de ellos tendrá lugar en la región capitalina y en Salónica, en el norte del país.

Respecto a los puntos de acogida, Muzalas explicó que Grecia creará 8.000 a 10.000 plazas en campamentos abiertos, pero señaló que además habrá centros de detención para los que deben ser devueltos a su país de origen.

“La legislación europea prevé un periodo máximo de detención de seis meses. Nuestra intención es que este periodo sea aún más corto”, explicó el responsable griego de Migración.

Muzalas destacó además que la UE debe incluir también a los afganos en las nacionalidades que necesitan protección internacional.

“Quisiéramos que la Comisión Europea examine de nuevo el tema de los afganos que cumplen el 70 % de los requisitos de protección internacional”, recalcó el ministro griego.

La UE reconoce como refugiados solo a los ciudadanos de Siria, Irak y Eritrea, que cumplen el 75 % de los requisitos de protección internacional. EFE