Latinoamérica, unida y diversa en Conferencia de Población en Nairobi

11 de noviembre de 2019
Latinoamérica, unida y diversa en Conferencia de Población en Nairobi

Edwin Álvarez Toro

Nairobi, 11 nov (EFE).- La región de América Latina y el Caribe llega a la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de Nairobi (CIPD25), que comienza este martes en la capital de Kenia, con muchas preocupaciones pero también con compromisos.

Aunque a esta cumbre, que recoge el testigo de la celebrada 25 años atrás en El Cairo, no asiste con una posición monolítica, América Latina sí acude buscando mejorar las condiciones de los pobladores de una de las regiones más desiguales del mundo.

Y hay un trabajo previo. En septiembre pasado, se celebró en Puebla (México) una reunión preparatoria donde se alcanzaron 25 compromisos generales y 3 específicos (acceso sexual, lucha por la igualdad de género y diversidad demográfica), que se deberían cumplir “para no dejar a nadie atrás”, aseguró a Efe Ana Cristina González Vélez, miembro por parte de la sociedad civil de Latinoamérica del Comité Directivo Internacional de la Cumbre de Nairobi.

LUCHA CONTRA LA DESIGUALDAD

Entre los principales compromisos acordados en México están “la lucha contra las desigualdades, muy particular de América Latina; la lucha contra la impunidad, especialmente frente a la violencia contra las mujeres (…), y uno muy importante: que no se criminalice la lucha por los derechos sexuales”, agregó González Vélez.

Todo esto dentro del marco del Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo, una agenda regional de 2013 “centrada en las personas, que contiene medidas prioritarias”, además de ser “un acelerador clave para cumplir con la Agenda 2030”, tal como afirmó Harold Robinson, director regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, en inglés).

Sin embargo, los diversos actores gubernamentales y de la sociedad civil son conscientes de la particularidad del encuentro en Kenia, donde no negociará un documento o se alcanzará algún pacto, sino al que se llega con una declaración de compromisos, que se unirán a otros cientos expresados de forma individual previo al encuentro y durante el mismo.

La CIPD25 “es importante para recordar que los Gobiernos firman acuerdos que deben cumplir, pero muchas veces se quedan allí, en ciertas esferas, “escondidos”, pero la sociedad no sabe que existen. No tienen vigencia si la sociedad y el pueblo no están enterados”, expresó a Efe Vanessa Blanco, de la Asociación Civil de Planificación Familiar (Plafam) de Venezuela.

ABORTO Y REPRODUCCIÓN

La estudiante de Teatro de 21 años recordó que nació 4 años después de El Cairo 1994 y que su madre “no tuvo los mismos derechos” que ella en temas de educación sexual, por lo que expondrá que “hay que defender derechos reproductivos, por ejemplo que se defina el acceso al aborto, muchas mujeres mueren por eso”.

Pero más allá de estas temáticas, los asistentes también ven importante alertar al resto del mundo de la difícil coyuntura social que se vive en países como Chile, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

“Ninguna agenda se puede pensar por fuera de la necesidad de fortalecer la democracia en la región”, afirmó González Vélez.

Algo en lo que coincide Blanco, representante de esa juventud que es el sector que se siente más afectado por la crisis en Venezuela y otras naciones y que suele ser el segmento que lidera las masivas protestas en Latinoamérica.

“Es importante que se traten las crisis regionales, que se hagan compromisos y llamados a los Gobiernos para que no se reprima la protesta social (…). Todos estos derechos (que se tratarán en Nairobi) no se obtienen si no hay democracia”, aseguró.

NI UN PASO ATRÁS

Al margen de visiones particulares, si algo tiene claro la región es que en la conferencia keniata se debe buscar no solo mantener los derechos adquiridos, sino ampliarlos.

Se han logrado “importantes avances en diversos indicadores: de necesidad insatisfecha de planificación familiar, la mortalidad materna ha disminuido… Pero hay grupos rezagados, por ejemplo los indígenas y, en menor medida, los afrodescendientes; en embarazo adolescente ha habido una evolución errática”, comentó a Efe la salvadoreña Verónica Simán, representante de la UNFPA en Colombia.

“El elemento común a América Latina es la desigualdad y el desafío es cerrar la brecha para que todos tengan acceso a los derechos sexuales y reproductivos”, entre otros, sentenció Simán. EFE

e