Las mentiras de Ryan Lochte escandalizan a Estados Unidos

19 de agosto de 2016
Las mentiras de Ryan Lochte escandalizan a Estados Unidos

Los cuatro nadadores olímpicos estadounidenses que dijeron ser víctimas de un asalto por parte de policías en Rio de Janeiro no fueron robados, sino que participaron en un altercado con guardias de seguridad en una gasolinera y la vandalizaron.

No hubo robo practicado contra los atletas”, que estaban alcoholizados esa noche, dijo el jefe de la policía civil de Rio, Fernando Veloso, ante decenas de periodistas brasileños y extranjeros.

“Las imágenes no muestran ningún tipo de violencia contra ellos”, añadió el jefe policial.

El nadador estadounidense Ryan Lochte, poseedor de 12 medallas olímpicas, y tres de sus colegas denunciaron haber sido robados por policías armados en la madrugada del domingo, cuando regresaban en taxi a la Villa Olímpica tras haber asistido a una fiesta en la Casa Francia.

Primero Lochte y luego sus compañeros Gunnar Bentz y Jack Conger ya abandonaron Brasil. Permanece en el país James Feigen.

El incidente provocó una fuerte indignación en plenos Juegos Olímpicos de Rio-2016 y preocupó a las autoridades en esta ciudad conocida por sus elevados niveles de criminalidad.

Pero la justicia halló rápidamente contradicciones entre los testimonios de Lochte y Feigen, alimentando el misterio sobre lo que sucedió realmente esa noche.

La prensa brasileña especula que los atletas pueden haber mentido para que la novia de uno de ellos no se enterara de lo que sucedió: Dos chicas flirtearon con ellos durante la fiesta y en el taxi, dijeron testigos al portal G1.

El Comité Olímpico estadounidense informó a través de una nota  que  “el comportamiento de los atletas no es aceptable” y que una vez de regreso en Estados Unidos se revisará el caso y cualquier potencial consecuencia para los deportistas.

“En nombre del Comité Olímpico de Estados Unidos pedimos disculpas a nuestros anfitriones en Rio y al pueblo de Brasil”, añadió la nota.

El jefe policial había planteado también que los atletas debían disculparse con la ciudad de Rio de Janeiro por haberla “manchado con esa versión fantasiosa”.

Estos atletas “compiten bajo una presión inmensa; demos un respiro a estos chicos”, dijo más temprano el portavoz de Rio-2016, Mario Andrada, en un intento por enfriar los ánimos.

“Son atletas magníficos, Lochte es uno de los mejores nadadores del mundo. Cometieron un error, la vida sigue, eso es todo”, afirmó.