Larga vida al nuevo rey de Europa en el mundo de la canasta

22 de mayo de 2017
Larga vida al nuevo rey de Europa en el mundo de la canasta

El Fenerbahce turco se proclamó campeón de Europa por primera vez en su historia, y en la de todo el baloncesto otomano, al vencer al Olympiacos griego por 80-64 en una final que sólo tuvo algo de emoción los primeros 25 minutos.

De tal calibre fue el éxito del Fenerbahce que sus aficionados se resistieron a abandonar el Sinan Erdem Dome de Estambul y hora y cuarto después de finalizado el partido unos quinientos de ellos seguían cantando y bailando en las gradas, hasta que les apagaron las luces, pese a haber llegado hasta cinco horas antes del inicio.

El baloncesto turco, o mejor habría que decir el poderío económico turco, consiguió un trofeo por el que llevaba suspirando muchos, muchísimos años e invirtiendo muchos y muchos más millones de euros.

Con cuatro equipos en la competición, Fenerbahce, Anadolu Efes, Galatasaray y Darussafaka, el patrocinador principal de la competición turca y alguno de los principales secundarios, también, con la Final a Cuatro disputándose en Estambul, el éxito de los otomanos tenía que llegar más pronto que tarde.

Eso sí, en el Fenerbahce, en la final, sólo hubo dos jugadores turcos, el capitán Melih Mahmutoglu y Ahmet Duverioglu. Entre ambos jugaron 2.24 minutos y cuando ya estaba todo decidido al final. No vulnera ninguna norma y, por tanto, nada que objetar.

Para su entrenador, para Zeljko Obradovic, fue el noveno título, tanto como el club que más ha conseguido, el Real Madrid, con un quinto equipo distinto. Otro récord para ‘Mister Euroliga’.

El Fenerbahce acaba de llegar al exclusivo club de los campeones de Europa, en el que ingresa con el ordinal 21, y en el que sólo se puede ascender en el escalafón a base de sumar títulos. Algo que parece al alcance de sus posibilidades si, como parece, el ‘official premium partner’ de la Euroliga arrima algo de dinerito al club la próxima temporada, como se comenta con insistencia.

Con el CSKA con una edad media más que madura, igual que el Olympiacos y el Real Madrid, sobre todo en cuanto a sus figuras se refiere, y un mercado de jóvenes cada vez más esquilmado por la NBA. Lo poco bueno que vaya quedando será a precio desorbitado y ahí el Fenerbahce tiene ventaja, de momento.

Esto significa que mientras haya leña que quemar habrá campeón para tiempo. No ganará siempre, pero seguro que lo hará bastante a menudo si sigue este contexto.

Es lo que hay. Larga vida al nuevo rey de Europa en el mundo de la canasta. EFE