La violencia machista causó 28 muertes en Portugal en 2018, 8 más que en 2017

19 febrero, 2019
La violencia machista causó 28 muertes en Portugal en 2018, 8 más que en 2017

Lisboa, 19 feb (EFE).- Un total de 28 mujeres fallecieron en Portugal debido a la violencia machista en 2018, ocho más que un año antes, lo que eleva a 503 el número de víctimas mortales desde 2004, según los datos divulgados hoy por el Observatorio de Mujeres Asesinadas luso.

La organización feminista «Unión de Mujeres Alternativa y Respuesta» (UMAR), encargada del observatorio, avisó de que los datos se deben abordar con «cautela» porque en los últimos años se registró una incidencia «por ciclos», con aumentos y años de disminución.

«El asesinato y atentado a la vida de estas mujeres ocurrieron, en su aplastante mayoría, en contextos de violencia doméstica, en gran parte de conocimiento general, sin que eso haya sido suficiente para evitar los crímenes», recoge el informe de UMAR.

En el 68 % existía una relación de intimidad en el presente o el pasado entre el homicida y la víctima, mientras que el 32 % restante corresponde a mujeres asesinadas por un descendiente directo.

En cuanto a la edad, la mayoría de los asesinatos se produce a partir de los 36 años: el 39 % de las mujeres tenía más de 65 años, el 29 % entre 36 y 50 años y el 18 % entre 51 y 64.

El arma blanca fue el método más utilizado para cometer los asesinatos, usado en 11 de los 28 casos, seguida de las agresiones con objetos (cinco casos) y con armas de fuego (cuatro casos).

El observatorio realiza estas estadísticas anuales a partir de los casos de violencia machista aparecidos en la prensa portuguesa, ya que no hay estadísticas oficiales sobre la materia en el país.

El Gobierno portugués reforzó este mes las medidas de prevención y combate a la violencia machista después de que sólo en enero nueve mujeres fueran asesinadas por sus parejas o exparejas.

Entre las medidas aprobadas figuran la mejora de los mecanismos de protección de las víctimas en las 72 horas siguientes a la denuncia con gabinetes de apoyo en los departamentos de investigación penal, más articulación entre fuerzas policiales, Justicia y ONGs y mayor formación para agentes y funcionarios judiciales. EFE

pfm/emm