La Unesco denuncia que persisten las desigualdades de género en la ciencia

11 de febrero de 2021
La Unesco denuncia que persisten las desigualdades de género en la ciencia

París, 11 feb. La Unesco denunció este miércoles que las mujeres siguen estando “infrarrepresentadas” en el ámbito de la ciencia, tanto en la academia como en el mundo profesional, y que siguen enfrentándose a numerosas dificultades para abrirse camino en el sector.

Por ejemplo, las mujeres solo suponen el 28 % de los licenciados en ingeniería y el 40 % de los titulados en informática y computación, señala la organización en el informe “Para ser inteligente, la revolución digital tendrá que ser inclusiva”.

El documento será publicado mañana, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra mañana, pero la Unesco adelantó hoy en un comunicado algunos elementos destacados.

Entre los países con peor porcentaje de mujeres ingenieras figuran algunos miembros de la OCDE, como Francia (26,1 %), Estados Unidos (20,4 %), Suiza (16,1 %) o Japón (14 %), que figuran entre los más ricos del mundo.

Entre los países con mayor porcentaje figuran algunos árabe, como Argelia (48,5%), Marruecos (42,2%) u Omán (43,2%), y otros suramericanos como Cuba (47,5%) y Perú (45,9%).

En algunos ámbitos específicos, como el de la inteligencia artificial, el porcentaje de presencia femenina se queda en el 22 % de profesionales, según un estudio de 2018 del Foro Económico Mundial sobre la Brecha Global de Género, añade la Unesco.

En cuanto a la investigación universitaria, el informe de la Unesco mantiene que las mujeres suelen recibir becas de investigación más modestas que sus colegas masculinos y, aunque representan el 33,3 % de todos los investigadores, sólo el 12 % de los miembros de las academias científicas nacionales son mujeres.

Por otra parte, las mujeres fundadoras de empresas emergentes siguen teniendo dificultades para acceder a financiación y son más propensas que los hombres a abandonar el campo de la tecnología, y a menudo citan las malas perspectivas de carrera como motivo clave para su decisión.

La organización reclama también que las mujeres deben formar parte de la economía digital para evitar que la industria 4.0 perpetúe los prejuicios tradicionales de género.

“La escasa contribución de las mujeres al desarrollo supone que probablemente se pasen por alto sus necesidades en el diseño de productos que repercuten en nuestra vida cotidiana como las aplicaciones para teléfonos inteligentes”, insiste el comunicado de la Unesco.