La Seminci homenajea a Abbas Kiarostami

24 de octubre de 2016
La Seminci homenajea a Abbas Kiarostami

Valladolid.- Si por algo es conocida la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) es por su amor a las películas de autor, como las que durante más de cuatro décadas rodó el director iraní Abbas Kiarostami, recientemente desaparecido y al que en esta edición dedica un ciclo especial.

Kiarostami, fallecido a principios de julio, se consagró al ganar la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 1997 con “El sabor de las cerezas”, la historia de un hombre que busca quien le ayude a suicidarse.

Pero antes, en 1994, ya había conseguido la Espiga de Oro de la Seminci por “A través de los olivos”, parte de la trilogía Koker. El año anterior, el propio Kiarostami ya había estado en la ciudad española para presentar la retrospectiva que le dedicó el festival  a su trabajo realizado entre 1970 y 1992.

La relación entre el director y el certamen continuó y Seminci también exhibió la mencionada “El sabor de las cerezas” (1997), “El viento nos llevará” (1999), el documental “ABC África” (2001), “10 on Ten” (2004), y “Copia certificada” (2010), con la que logró su segunda Espiga de Oro y el premio a la mejor actriz para Juliette Binoche en Cannes.

Además de su faceta como cineasta, Kiarostami (Teherán, 1940) también fue un apasionado de la poesia y la fotografía. De nuevo, la Seminci se fijó en esos trabajos y en 2001 organizó una exposición con 64 de sus instantáneas llamada “Las cuatro estaciones”.

Ahora, apenas cuatro meses después de su desaparición, el espíritu del director iraní vuelve a Valladolid a través del ciclo “Querido Abbas. Imprescindible Kiarostami”. Se proyectarán seis de sus largometrajes, entre ellos “¿Donde está la casa de mi amigo?”, que en 1987 lo dio a conocer a nivel internacional, o “Y la vida continúa” (1992).

Ambas forman parte de la denominada trilogía Koker y de un curioso proceso creativo. Tras el terremoto que en 1990 dejó más de 50.000 muertos en el norte de Irán, Kiarostami viajó a la zona para saber qué había ocurrido con el niño que protagonizó “¿Dónde está la casa de mi amigo?”, al que encontró vivo. De ese viaje surgió “Y la vida continúa”. Dos años después, en 1994, rodó en el mismo lugar “A través de los olivos”, cinta en la que falsea el rodaje de la película anterior para contar la historia de otro de los personajes.

En este homenaje también podrá verse el documental “76 minutos y 15 segundos con Abbas Kiarostami”, que rememora los 76 años y 15 días de vida y obra de Kiarostami a partir de cientos de imágenes de archivo rodadas a lo largo de 25 años.

El autor del documental, Seifollah Samadian, participa hoy en una mesa redonda en la que críticos y directores recordarán al hombre que puso al cine iraní en el mundo y que a pesar de la situación política de su país decidió seguir rodando allí.