La Paz celebra que su principal fiesta sea “Patrimonio de la Humanidad”

15 de diciembre de 2019
La Paz celebra que su principal fiesta sea “Patrimonio de la Humanidad”

La Paz, 15 dic (EFE).- Una demostración de danzas sirvió para que este sábado la ciudad boliviana de La Paz celebre el reconocimiento de su mayor fiesta folclórica como Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
El acto principal se realizó en la plaza Murillo, con la presencia de representantes del Gobierno interino del país, el municipio paceño y las organizaciones folclóricas que impulsan anualmente la festividad del “Señor Jesús del Gran Poder”.
PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD
Durante un discurso, la ministra interina de Culturas, Martha Yujra, aseguró que la designación de la festividad como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad es un motivo para que los bolivianos estén “satisfechos” además de “felices y orgullosos”.
Yujra señaló que la declaración “ayudará a defender el patrimonio cultural” ante lo que consideró “constantes amenazas que existen de diferentes países vecinos” de la apropiación de danzas bolivianas.
Los folcloristas de Bolivia han denunciado en varias ocasiones la que aseguran es una usurpación de danzas bolivianas que se representan en otros países como si fueran propias, algo que ha generado constantes reclamos ante las instancias de Gobierno.
La ministra de Culturas señaló que junto al Carnaval de Oruro, que también es considerado Patrimonio de la Humanidad, el “Gran Poder” forma parte de la defensa cultural boliviana.
La “Fiesta Mayor de Los Andes” como también se la llama, es importante por su “religiosidad”, por su función de ser “custodio” de las tradiciones bolivianas y por generar “tejido social” en medio de la diversidad cultural de La Paz, aseguró el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti.
El funcionario resaltó el aporte que brinda la fiesta del “Gran Poder” a La Paz y Bolivia al citar estudios que demuestran que esta manifestación mueve unos 120 millones de dólares anuales.
UNA FIESTA BARRIAL QUE CRECIÓ
Durante el acto, se expuso un recordatorio de los orígenes de la festividad y su tránsito de ser una pequeña fiesta religiosa barrial a uno de los símbolos más importantes de la ciudad andina.
Sus orígenes están en la década de 1920 en un pequeño barrio cercano al centro de La Paz en el que un lienzo de Cristo era objeto de veneración de los vecinos.
A partir de 1940, ese culto crece de manera que se comenzaron a realizar las primeras procesiones romerías en el barrio los días en que el calendario litúrgico católico evoca la festividad de la Santísima Trinidad.
Sin embargo, el gran paso de la festividad, que se originó en la zona que también lleva el nombre de Gran Poder, se dio en la década de 1970 cuando la procesión exhibía además danzas típicas y se transforma en una manifestación plena de la ciudad.
Ese desarrollo hizo que se creara una asociación folclórica y que el lienzo de un Cristo fulgurante con los brazos extendidos pase a custodia del arzobispado de la ciudad.
DESFILE DE DANZAS
El acto de celebración de este sábado imitó en parte el gran desfile folclórico que se hace en junio de cada año y que paraliza la ciudad con decenas de miles de bailarines que recorren varios kilómetros al son de danzas típicas y con atuendos multicolores.
Los primeros en ingresar fueron los danzantes de la morenada, un baile que rememora la situación de los esclavos africanos que llegaron a Bolivia en tiempos de la colonización española, y que es una de las danzas emblemáticas de la festividad.
Los llamados morenos ingresaron con paso lento y al son de matracas que avivan la coreografía en la que también acompañan cholas paceñas con trajes vistosos que incluyen polleras bordadas.
La exhibición mostró otras danzas típicas como la llamerada, que representa el trabajo de los que cuidan rebaños de llamas, kullawada, que refleja la vida de los tejedores aimaras.
Estas danzas se fusionan en la entrada del “Gran Poder” junto a otras representativas del país como los caporales, tobas y diablada, entre otras. EFE
grb/dsc
(foto) (video)