La mayor convención minera de Perú abre con protestas contra mina Tía María

17 septiembre, 2019
La mayor convención minera de Perú abre con protestas contra mina Tía María

Lima, 17 sep (EFE).- La trigésimo cuarta edición de Perumin, la mayor convención minera de Perú, comenzó este lunes en la ciudad de Arequipa, en el sur del país, con la reanudación de una huelga y nuevas protestas contra el proyecto de cobre Tía María, cuya inversión prevista es de unos 1.500 millones de dólares.

Desde la mañana los opositores al proyecto a cargo de la minera Southern Copper, del Grupo México, retomaron las manifestaciones por las calles de Arequipa, capital de la región del mismo nombre, con motivo de la inauguración de Perumin, que se celebra cada dos años en la ‘Ciudad Blanca’.

Estos se movilizaron por las calles del casco histórico de la urbe y luego intentaron dirigirse hacia el centro de convenciones Cerro Juli, donde Perumin abría sus puertas con alrededor de 400 expositores nacionales e internacionales a la espera de atraer a unos 60.000 visitantes durante cinco días.

El lugar de la reunión minera estuvo fuertemente resguardado por un contingente policial para evitar que los manifestantes pudiesen acceder al recinto.

Con pancartas y banderas de color verde, la población contraria al proyecto minero se hizo sentir bajo el ya conocido lema “Agro sí, mina no”.

El inicio de la construcción de las instalaciones de Tía María está paralizado desde 2015, cuando una serie de multitudinarias protestas causaron tres muertos y más de 300 heridos.

Recientemente el presidente de Perú, Martín Vizcarra, dio luz verde a retomar las actividades pero luego dio marcha atrás ante el clima de fuerte tensión y el riesgo de que se produjesen nuevos episodios de violencia en la zona.

La mayor oposición a la mina está en los agricultores del valle del Tambo, en la provincia arequipeña de Islay, el área más cercana a esta explotación a tajo abierto.

Ellos temen que la actividad minera contamine la escasa agua con la que cuentan para regar sus cultivos y cause serias consecuencias para su humilde economía, a pesar de que la empresa les asegura que no utilizarán el agua del río del valle ni habrá emisiones e impactos en la zona.

A la inauguración de Perumin asistieron los ministros de Energía y Minas, Francisco Ísmodes; y de Ambiente, Lucía Ruiz, quien dijo a periodistas que el Gobierno siempre está dispuesto a dialogar con los colectivos pero que las condiciones para ello todavía no se han dado.

La ministra reconoció que todos los niveles de gobierno deben trabajar para recuperar la confianza de la población del valle del río Tambo y que tengan garantías de que no tomarán decisiones contra los intereses de la población.

Una vez que comience la explotación de la mina, la empresa prevé extraer 120.000 toneladas de cobre anuales, durante un aproximado de veinte años.

La mina requerirá unos 3.600 puestos de trabajo durante la construcción de las plantas de tratamiento de los minerales y 600 empleos directos en su fase de operación y otros 4.200 indirectos. EFE

fgg/dsc