La casa de cultura prepara su gran ‘cambio’

26 de julio de 2020
La casa de cultura prepara su gran ‘cambio’
Nuevos usos. La biblioteca municipal pasará a la casa de cultura y se llamará ‘Hitzaren Etxea’; el plan espera no sufrir retrasos a pesar del coronavirus

La casa de cultura se ha quedado obsoleta y necesita abordar una transformación total, que no sólo se circunscribirá a su reforma externa, puesto que lleva implícita también una reflexión sobre la readecuación de sus usos. Se prepara, en este sentido, un gran cambio para kultur-etxea. Su materialización tardará todavía un tiempo importante en hacerse realidad. Será además una obra ingente en su presupuesto. Habrá que buscar fórmulas de financiación cuando llegue el día.

En este momento, todos son incógnitas, ya que la situación de crisis debido al coronavirus puede producir lógicos retrasos en la materialización de estas iniciativas. En los presupuestos de 2020, el consistorio ha reservado una partida para redactar el proyecto de reforma del edificio, que espera ejecutar. Al mismo tiempo, en el Plan de Legislatura 2019-2023, el equipo de gobierno PNV-PSE se ha comprometido a realizar la planificación de las obras, y no sólo de la casa de cultura, sino también de la biblioteca municipal y de la Musika Eskola, ya que los tres proyectos están interconectados.

Todas estas actuaciones futuras de reforma tienen que ver con las conclusiones de un exhaustivo estudio que ha analizado las posibilidades de 18 edificios socioculturales de la villa, con vistas a su reutilización, mejora, rehabilitación y racionalización.

El objetivo del análisis de los edificios socioculturales de Tolosa ha sido establecer una «hoja de ruta» para responder a las necesidades existentes en este ámbito. Es un documento base, ya que incluye diferentes opciones y soluciones. Desde las propuestas iniciales se han seguido diferentes pasos hasta lograr una resolución definitiva, que fue aprobado por el Pleno del Ayuntamiento con el visto bueno de todos los partidos políticos.

El proyecto final redactado es la columna que vertebrará la reordenación de los edificios socioculturales públicos de Tolosa. Todo el plan se ejecutará paulatinamente a lo largo de los próximos años, con su correspondiente presupuesto en cada ejercicio.

Hiritik at es la empresa que se ha encargado del estudio. Una de sus propuestas más renovadas y ambiciosas afecta a la casa de cultura y al edificio Gorosabel. Así, la biblioteca municipal, que actualmente se ubica en Aranburu, pasaría a la casa de cultura, que se llamaría ‘Hitzaren Etxea-La Casa de la Palabra’, con un planteamiento mucho más abierto y novedoso, trascendiendo del modelo tradicional de biblioteca. Se plantea así una obra muy importante, ya que habrá que transformar todo el edificio por dentro. El presupuesto excedería de la capacidad económica del Ayuntamiento, que tendría que buscar financiación externa. O sea, algo impensable en estos momentos.

En cuanto a Gorosabel, seguirá albergando la Musika Eskola, pero se trasladarían a este edificio los talleres culturales que actualmente se emplazan en kultur etxea. Para el euskaltegi, todo parece indicar que al principio seguirá en su emplazamiento actual de Gorosabel, pero a medio plazo pasaría a ocupar el palacio de Iturriza.

El proyecto exige obras importantes en los edificios; no se trata de un mero traslado de servicios, por lo que el proyecto implicará inversiones durante muchos años, que ascienden a más de 11 millones de euros.

El palacio Iturriza, un monumento del siglo XVI emplazado en pleno casco histórico, es el último edificio adquirido por el Ayuntamiento. El palacio está catalogado como «bien cultural». Es un edificio destinado a tener una clara finalidad pública. Casi con toda seguridad albergará el nuevo euskaltegi.

Antes de la casa de cultura se abordarán los proyectos de Sevendenea y la Emakumeen Etxea-Casa de las Mujeres. La primera se convertirá en una sede para los grupos juveniles musicales que necesitan espacios para ensayar. La segunda será un espacio propio donde las mujeres podrán relacionarse, debatir, reflexionar y avanzar hacia una sociedad más igualitaria. En cuanto al edificio del Errota, el objetivo pasa por sacar de aquí la biblioteca infantil, que se trasladaría a la casa de cultura junto a la biblioteca de adultos, lo que dejaría un espacio libre que sería destinado al nuevo ‘Gazte Topagunea’,