La Casa Blanca agita la polémica sobre el antisemitismo en EE.UU.

12 marzo, 2019
La Casa Blanca agita la polémica sobre el antisemitismo en EE.UU.

Washington, 12 mar (EFE).- La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, echó este lunes más leña al fuego a la polémica sobre el antisemitismo en EE.UU., al negarse a aclarar si el presidente estadounidense, Donald Trump, opina que la oposición demócrata “odia a los judíos”.

En una rueda de prensa, la segunda que da este año, Sanders enfrentó múltiples preguntas sobre una información publicada este domingo por el portal de noticias Axios.

Según ese medio, durante un discurso a puerta cerrada el pasado viernes en Mar-a-Lago (Florida), Trump aseguró que “los demócratas odian a la gente judía”, y dijo que su apoyo a Israel es tan fuerte que, si pudiera presentarse a las elecciones para ser primer ministro en ese país, tendría un 98 % de apoyos en las encuestas.

Sanders no quiso confirmar si Trump dijo o no la frase que le atribuía Axios -que citó a tres fuentes que asistieron al acto-, pero criticó duramente al partido de la oposición.

“Las declaraciones que han hecho algunos demócratas y que los líderes demócratas no han denunciado, son algo aberrante y triste. Debería denunciarse (citando a la persona) por su nombre, no poniéndolo en una resolución diluida”, indicó Sanders.

La portavoz se refería a la resolución aprobada la semana pasada en la Cámara Baja de EE.UU., de mayoría demócrata, que condenaba “el antisemitismo, la islamofobia, el racismo y otras formas de intolerancia”.

Ese texto tuvo su origen en la controversia generada por los comentarios de la legisladora demócrata y musulmana Ilhan Omar, quien denunció la influencia política en EE.UU. del grupo de presión proisraelí AIPAC y la supuesta “lealtad” de algunos legisladores estadounidenses a Israel.

Esas declaraciones fueron tildadas de antisemitas por parte de algunos políticos de ambos partidos, y Trump exigió que Omar fuera expulsada del Comité de Asuntos Exteriores en la Cámara Baja.

El liderazgo demócrata decidió finalmente impulsar una resolución más general y no centrada en Omar, después de que varias figuras del partido defendieran a la congresista y argumentaran que otros políticos de derechas asumen posiciones aún más xenófobas y no suscitan condenas de ese tipo.

El propio Trump ha sido criticado por su respuesta a los violentos choques de 2017 en Charlottesville (Virginia), cuando culpó de ello tanto a los neonazis que llegaron a matar a una joven como a los manifestantes de izquierda que protestaban contra ellos.

Pero Sanders defendió hoy que Trump ha “condenado repetidamente el odio, la intolerancia y el racismo en todas sus formas”, y negó que en el caso de Charlottesville dijera que había “gente muy buena” entre los neonazis, algo que el mandatario hizo ante las cámaras en 2017.

“El presidente ha condenado a los neonazis y les ha llamado por su nombre”, insistió la portavoz. EFE

llb/ssa/arm